Domingo  25 de junio de 2017.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Danza guerrerense
  • Pescado a la talla
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Danza de Los Apaches
  • Encomendero
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Santuario en Olinalá
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Tlacololeros
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Con agua y flores, fragmento
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
3404838
HoyHoy492
AyerAyer1118
Esta semanaEsta semana11220
Este mesEste mes47725
TodosTodos3404838
Día más visitado 05-03-2016 : 7883
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 42

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Prólogo

La palabra enciclopedia proviene de dos voces griegas unidas y, de acuerdo a sus raíces etimológicas, significa “en el círculo del saber“. En consecuencia, cuando hablamos de una Enciclopedia Guerrerense (EG) nos estamos refiriendo a un texto que pretende reunir el saber o conocimiento de todo lo relativo a los guerrerenses; esto es, compilar su historia, antes y después de que el estado fue erigido, incluyendo las etnias que lo poblaron y las que ahora lo pueblan, y como consecuencia sus tradiciones y costumbres; sus recursos materiales y humanos; su flora y su fauna; su descripción geográfica, comprendiendo en su amplia gama la orografía, la geología, la hidrografía y la climatología; la antropología y la arqueología; las vías de comunicación, la industria, el comercio, el turismo, las actividades económicas productivas; el arte en todas sus manifestaciones; la evolución de los servicios educativos y su estado actual; las múltiples manifestaciones culturales, en fin, todo aquello que sea necesario para conocernos a nosotros mismos y que nos permita planear nuestro desarrollo integral, con el propósito de alcanzar un progreso común y justiciero. Esta enumeración, asaz desordenada, sólo aspira a dar una rápida muestra de la vastedad de temas y la puntualidad de cada una de las entradas para ofrecer el esquema de un conjunto armónico y confiable.

Con el propósito de elaborar la EG, en 1995 se constituyó legalmente la Asociación Civil Guerrero  Cultural Siglo XXI, concebida mucho antes por un grupo de entusiastas intelectuales encabezados por el bibliógrafo Hermilo Castorena Noriega. Al año siguiente (1996), conversamos con el gobernador Ángel Aguirre Rivero, quien nos ofreció su apoyo para la consecución del fin propuesto; sin embargo, mientras encontrábamos un espacio apropiado y obteníamos el equipo necesario y el personal de apoyo adecuado, transcurrió casi un año, de tal manera que únicamente nos quedaron dos años para concluir el trabajo cuyo alcance tuvo que reducirse y sólo logramos editar un Diccionario enciclopédico del estado de Guerrero, en dos tomos, el cual fue presentado días antes de que el gobernador Aguirre Rivero concluyera su mandato. Este diccionario fue coordinado por el maestro Arturo Nava Díaz y ya no se pudieron incluir las monografías municipales que, junto con un atlas y dos apéndices de toponimias y guerrerismos, formaban parte del proyecto original.

Arribó al Gobierno del estado el licenciado René Juárez Cisneros, con quien habíamos hablado antes de que tomara posesión, y de inmediato obtuvimos el respaldo económico y moral de su administración para iniciar la elaboración de la EG. En ella se trabajó cinco años y medio, bajo la coordinación del polígrafo Hermilo Castorena Noriega, y el 1 de marzo de 2005 se presentó la primera edición, en siete tomos, con las características que habíamos establecido desde el principio.

A pesar de la intensa actividad, quedaron pendientes temas que ya no se pudieron abordar, así como otros que surgieron en el curso de nuestra labor, y la tarea de revisión no tuvo el rigor deseable; por ello, acudimos al nuevo gobernador, el contador público Carlos Zeferino Torreblanca Galindo, a quien le expusimos, en primer término, que toda enciclopedia es perfectible y debe ser ampliada y actualizada periódicamente y, en segundo lugar, que la futura edición debía ser conmemorativa del Bicentenario de la Independencia Nacional y del Centenario de la Revolución Mexicana.

Quienes supieron de nuestras intenciones nos dijeron que sería inútil esa gestión, pues debíamos tomar en cuenta que, si entre gobernadores priistas que se sucedieron unos a otros, aquellas obras de cualquier naturaleza que dejaba inconclusas uno de ellos, invariablemente no eran continuadas por el siguiente, en consecuencia, y con mayor razón, tendría que ocurrir lo mismo con un gobernador que llegó al poder con el apoyo de un partido de oposición.

Esas advertencias no nos desanimaron, confiados en la bondad de la obra y en su obligado carácter apolítico, y, contra todos los pronósticos adversos, ¡tuvimos éxito¡ El gobernador Torreblanca Galindo desde el primer día de su mandato giró instrucciones a la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) para que, con el patrocinio de su gobierno, se elaborara la edición conmemorativa que ahora se presenta. Esta decisión sorprendió a muchos, y algunos, desde el principio, trataron con intrigas palaciegas de impedirla, pero sus pobres argumentos fueron desoídos por el señor gobernador, quien, al conocer el contenido de la primera edición y con clara visión de estadista que procura el bien de las futuras generaciones, respetó su palabra, a la que consideramos, desde entonces, como una palabra de honor.

 Así fue como reemprendimos la tarea, no obstante que funcionarios menores lograron disminuir el número de investigadores a sólo 24 de los 32 que elaboraron la primera edición. Si bien esto afectó seriamente al equipo formado con muchos esfuerzos, se compensó con el trato comprensivo y generoso del señor ingeniero Enrique Félix Narciso Pasta Muñúzuri, coordinador general de Finanzas y Administración de la SEG, quien estuvo siempre atento al pago de las becas que nos autorizó el gobierno y nos facilitó, en la última etapa, un corrector de estilo –el maestro José Francisco Camacho Marín– cuyo desempeño fue significativo.

Aprobado el proyecto por el titular del Poder Ejecutivo, nos entregamos con mayor y renovado entusiasmo a revisar cuidadosamente la primera edición y se integró una Comisión de Selección y Análisis con el objeto de que resolviera, en primera instancia, el difícil problema de determinar qué personajes debían o no ser incluidos, atendiendo exclusivamente a la relevancia de sus méritos. Las consideraciones que se generaran debían ser aprobadas por el Consejo Directivo de la Asociación. Además, se nombró coordinadora de la edición conmemorativa a la maestra Francis Pino Memije, quien renunció a su cargo por motivos de salud. Para sucederla, se eligió al notable maestro Carlos Cantú Lagunas, quien había trabajado como investigador en la primera edición y se entregó por entero a su importante tarea en la que demostró su vasta cultura, su enorme capacidad de trabajo y su diáfano talento, que un lector atento advertirá en la magna obra que tiene en sus manos.

A pesar del sostenido esfuerzo con que se trabajó, no pretendemos presentar una obra completa. Seguramente se encontrarán omisiones que deberán ser subsanadas en el futuro, pues la elaboración de una enciclopedia es una tarea inacabada por su propia naturaleza dinámica. Lo ideal, como ocurre con muchas obras de este tipo, es que forme parte de una tarea de Gobierno; para ello es necesario que el H. Congreso del estado constituya un Organismo Público Descentralizado, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios, con el propósito principal de que cada cinco años, a partir de los resultados preliminares del Censo anterior y del Conteo de Población y Vivienda respectivo, se actualice y amplíe la información, y así se prosiga indefinidamente.

El Gobierno del estado de Guerrero fue uno de los primeros en editar una enciclopedia, después de la Veracruzana, a la que se sumaron posteriormente la de Yucatán, Campeche, Jalisco, Nayarit, Querétaro y Zacatecas. Esta tradición tiene su origen en las comunidades autónomas de España, donde Cataluña, Valencia, Galicia, Andalucía, La Rioja, Asturias y Aragón han editado sus respectivas enciclopedias. Si los sucesivos Gobiernos del estado de Guerrero están de acuerdo con este proyecto, y se suman a él las otras entidades que faltan, en algunos años la nación mexicana podría contar con 32 enciclopedias estatales y ese día la cultura del país tendría su mejor síntesis, material y humana.

La presente edición conmemorativa es un esfuerzo para resumir la cultura estatal, producto de un quehacer colectivo interdisciplinario; es un eficaz instrumento de consulta al servicio principalmente de los niños y jóvenes de nuestra entidad, y una obra en la que todos podrán abrevar. La magnitud del referido esfuerzo se advierte claramente por las siguientes razones: ilustrar con método, pertinencia y belleza más de 1670 entradas, de modo que las imágenes agregaran claridad y significado al contenido de los textos; dotar a la obra de información especializada que animara el interés del académico y de todo lector apasionado; imprimirle amenidad general con el objetivo de que el estudiante tenga en ella una fuente amplia de conocimientos y enseñanzas sobre nuestro estado y sus diversas culturas, y, todo ello, sin quebrantar la unidad y riqueza del conjunto arduamente conformado de la primera edición.

La presente edición demandó una reconsideración del programa original y una vez establecido el nuevo, renunciar a aquellas entradas que no ofrecían los rasgos distintivos de la compleja diversidad que es Guerrero. Ahora el lector tiene en sus manos un corpus que, sin ambicionar ser completo, presenta un panorama lo más acabado posible sobre el tema capital de la obra que está representado con amplitud y rigor. Se da cuenta de los personajes que, nacidos en Guerrero, han contribuido a la realización de sucesos sobresalientes; y de aquellos que, nacidos en otras partes de la República o en el extranjero, nos han legado con sus obras, viajes, crónicas, inventos e imaginación un medio más para comprendernos y diferenciarnos.

Es obligado señalar que en esta obra no sólo participaron los investigadores. Fue necesario recurrir a otras colaboraciones externas. Así, intervinieron más de 70 profesionales de diversos campos de la ciencia y de la cultura y más de 15 instituciones comprometidas con el progreso de Guerrero, quienes orientaron nuestras actividades con acertadas sugerencias, aportaron datos importantes, prestaron valiosos documentos históricos e, incluso, llegaron a elaborar entradas. En el apartado respectivo se hacen constar los nombres de personas e instituciones que brindaron su ayuda gratuita y el obligado agradecimiento de nuestra parte.

Quienes tuvimos el privilegio de participar por más de nueve años en estos trabajos, estuvimos siempre conscientes de que al comprometer todos nuestros esfuerzos, estábamos cooperando en una labor tan desmesurada como beneficiosa para el pueblo guerrerense, y al concluirla, con esta edición conmemorativa, recibimos la enorme satisfacción de tener algo valioso que heredar a nuestros hijos.

Los investigadores, capturistas, bibliotecarios y personal administrativo, que logramos formar un equipo armónico y capaz, no consideramos la elaboración de la EG como un simple empleo pagado con una modesta beca, sino como una elevada responsabilidad que formó parte de nuestras ilusiones y a la que, con fervor y entusiasmo, nos dedicamos a su feliz culminación.

Deseamos dejar testimonio de nuestro agradecimiento al señor gobernador Carlos Zeferino Torreblanca Galindo, pues gracias a su generoso y firme apoyo logramos culminar esta segunda etapa de un inacabable trabajo. Pese a la indudable importancia de la cultura en la vida de los pueblos, en el caso de nuestra entidad han sido contados los gobernantes que han reconocido el valor redentor de la cultura y menos los que han emprendido tareas de promoción y divulgación cultural. Por mucho tiempo se ha olvidado que la cultura es el elemento ordenador de la vida social y la impulsa hacia su transformación; es el conjunto de valores, expresiones y tradiciones que resultan de la creación individual y colectiva y, por lo tanto, contribuye a consolidar la identidad de un pueblo, de donde nace el sentido nacional. La cultura de los estados del país fortalece al federalismo y las mejores respuestas a las crisis sociales se han dado sobre la base del conocimiento y expresión de la cultura.

En esta obra nos hemos esforzado en que el pueblo guerrerense recupere su palabra; hemos ponderado el valor de sus expresiones y fortalecido el orgullo de nuestra preciada herencia histórica. Plenamente conscientes de que, al afirmar nuestra identidad se facilita consolidar las bases del desarrollo del pueblo guerrerense  a quien está dedicada esta edición conmemorativa del Bicentenario de la Independencia Nacional y del Centenario de la Revolución Mexicana.

Para nosotros, la presente edición conmemorativa es como un espejo de obsidiana –la vítrea roca volcánica que usaban las razas antiguas–, en cuya superficie podemos ver los rasgos de nuestro espléndido pasado y vislumbrar el rumbo del porvenir. Si la biblioteca es un proyecto de lectura, la EG también lo es. Internada en sí misma, contiene proyectos didácticos, de investigación, de creación, de reflexión y, para más de un lector atento, de esparcimiento y viaje. Nos esforzamos por ofrecer al lector una imagen fiel de la historia y el acontecer actual del estado por medio de la arquitectura envolvente de sus temas, la concentrada información de sus fichas breves, la abundancia de sus ilustraciones y la profusión de sus referencias cruzadas.

Toda enciclopedia es una herencia y la que se presenta tiene ese propósito, si se quiere, inmodesto, pero responde a nuestra sincera intención, al soplo de una ilusión largamente acariciada que, siquiera en parte, al fin hemos visto realizada.

Al lector corresponde determinar si la Enciclopedia Guerrerense es un instrumento eficaz para ordenar y comprender la cultura de nuestro pueblo y si los símbolos que la presiden logran acercarse a una realidad que todos estamos interesados en descifrar.

Esperamos confiados, en que esta obra, desde ahora, forme parte del patrimonio cultural guerrerense.

 

Lic. Juan Pablo Leyva y Córdoba

Presidente de Guerrero Cultural Siglo XXI, A. C.