Eucalipto

Eucalyptus globulus Labill. Planta de la familia de las mirtáceas, de hojas perennes; árbol de gran porte que alcanza los 50 m de altura, de tronco recto y grueso, con la corteza pardo rojiza, que se desprende a tiras. Las hojas jóvenes son sésiles, de forma oval, y las más viejas son pecioladas y lanceoladas, curvadas hacia abajo. Flores solitarias, en forma de urna minúscula, de las que se asoman gran cantidad de estambres. Fruto en forma de cápsula ovoide y dura.


Árbol y flor de eucalipto.

Es plantada como especie introducida al estado por su crecimiento rápido en muchos lugares, principalmente en calles, parques y jardines. Las diversas especies forman extensas masas forestales en Australia y Tasmania. Su toxicidad es moderada. Las hojas, de las que se obtiene el aceite esencial, se recolectan durante todo el año; dicho aceite contiene cineol, eucaliptol, limoneno y felandreno, flavonoides como la eucaliptrina, azuleno, taninos y resina como principios activos.

Las propiedades que se le atribuyen a esta planta son como antiséptico, expectorante, balsámico, febrífugo, antiinflamatorio, hipoglucemiante y cicatrizante. Dosis altas de aceite esencial pueden producir irritaciones gástricas graves, gastroenteritis, vómitos, cefaleas, espasmos y, en casos extremos, paro respiratorio. Incluso, aplicado externamente, puede provocar irritación en la piel. Por ello se aconseja extremar precauciones en el uso del aceite esencial.

Se le conoce por el “árbol de la salud”. Los aborígenes australianos han confiado en él desde tiempos remotos como remedio insustituible para reducir la fiebre. Fue introducido en Europa en el Siglo XIX y debido a su rápido crecimiento  fue extensamente plantado en los países europeos. La plantación masiva destinada a la obtención de pasta de papel ha originado graves problemas medioambientales.

(RFPZ)