Domingo  17 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Con agua y flores, fragmento
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Pescado a la talla
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Danza guerrerense
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Tlacololeros
  • Santuario en Olinalá
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Danza de Los Apaches
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Encomendero
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4564035
HoyHoy167
AyerAyer937
Esta semanaEsta semana9369
Este mesEste mes22319
TodosTodos4564035
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 10

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Igualapa

Durante un mes, los campesinos se dedicaron a recuperar sus títulos, dispersados mayormente en Ometepec y en Pinotepa Nacional, Oaxaca, lugar al cual acudieron los igualapanecos. Para poder recuperar sus títulos, recurrieron a las armas ante la resistencia de algunos “dueños”, y sin haber recuperado totalmente sus títulos, el 17 de mayo, los huehuetecos, mataron a José Medel –rico de Huehuetán– e intentaron, con los igualapanecos, asaltar el ayuntamiento de Ometepec. Recuperaron las últimas escrituras faltantes sin consentimiento de Añorve Díaz.

Otra de las decisiones propias tomadas por las autoridades revolucionarias de Igualapa fue ordenar a los terratenientes la suspensión del cobro a labriegos, el 24 de mayo. En tanto, los terratenientes de Ometepec conquistaron la voluntad del jefe del movimiento, Enrique Añorve Díaz, para que les devolviera los documentos que se encontraban en manos de los revolucionarios igualapanecos y huehuetecos: el 29 de mayo, en su calidad de jefe de armas, mandó publicar un aviso, que se convertiría en un vaticinio: “Que será pasada por las armas toda persona que… se dedique a cometer abusos, que estén en pugna con los principios y defensa de la causa que se persigue, tales como traición, rapto, forzo, robo y asesinato”.

José Manuel López Victoria lo justifica así: “La ola de sangre y los desmanes cometidos por sus seguidores, apesadumbraron al jefe Enrique Añorve y procedió a aumentar sus efectivos con voluntarios del Distrito que convergían en Ometepec. Entonces nombró a sus oficiales y por aclamación don Enrique fue reconocido como general de la Revolución… Esa aversión (entre Añorve Díaz y los huehuetecos e igualapanecos) era recíproca, pues el líder del movimiento revolucionario en la Costa Chica alimentaba hondo resentimiento contra los igualapanecos y huehuetecos, que pisotearon su autoridad y exigieron, bajo presión de los fusiles, las escrituras”.

Así, el 11 de junio de 1911, luego de que regresaran sus fuerzas militares de Acapulco y luego de haberlos citado telefónicamente con el engaño de que iba a devolverles algunos títulos de propiedad faltantes, Enrique Añorve tomó presos a 19 campesinos. A los principales de Igualapa, les exigió los títulos de propiedad de los terratenientes, los cuales fueron devueltos a sus “dueños”. Después, los mandó matar, sin juicio de por medio, atados de manos, en zona despoblada. Hubo dos fracciones ejecutoras: “… una tomó el camino a Igualapa y la mandó el capitán Teodoro Aguirre; mientras la otra siguió el rumbo de Lo de Soto, estado de Oaxaca, bajo la vigilancia del capitán, Eligio Estévez”, escribe el mismo López Victoria.

A decir del historiador Renato Ravelo, “a partir de este suceso, los grupos campesinos no pudieron radicar más en sus pueblos… Esta masacre fue el comienzo de una ofensiva emprendida por los terratenientes de Ometepec en contra de la revolución de los campesinos de Guerrero por recuperar sus tierras comunales; la ordenó quien, primero, fue su líder, el maderista Enrique Añorve Díaz.

“Recorrieron toda la costa buscando organizar a sus colegas antiterratenientes y los encontraron en Azoyú, Cuautepec, San Luis Acatlán, Copala y Tecoanapa, donde las represalias de los terratenientes también habían obligado a los grupos más rebeldes a mantenerse sobre las armas; juntos ahora golpearon a ricos y caciques”.

Por su parte, Añorve Díaz, amargado y decepcionado por los malos tratos recibidos por Madero y por los Figueroa, quienes encabezaban el movimiento en Guerrero, viajó a Puebla, donde murió de pulmonía el 30 de diciembre de ese año, dejando trunco su deseo de seguir en la bola, ahora bajo el mando de Zapata.

Personajes ilustres.

  • Enrique Rodríguez Cruz. Revolucionario. Siendo muy joven, participó en el movimiento maderista; después pasó a las filas de Emiliano Zapata, en donde alcanzó el grado de general.
  • Filemón Nolasco. Revolucionario. Militó en las filas del general Enrique Añorve Díaz; enfrentó al gobierno de Porfirio Díaz; le encargaron reclutar a los costachiquenses; una de sus primeras batallas fue la toma de Ometepec el 17 de abril de 1911.
  • José Guadalupe Silvestre. Compositor igualapaneco. Es autor del Corrido del general Enrique Rodríguez Cruz.
  • Indalecio Ramírez Rodríguez, el Taciturno Indio de Igualapa. Compositor de fama internacional. Nació en Igualapa el 19 de febrero de 1927. Varios artistas nacionales han grabado casi 300 canciones de su autoría. (v. Ramírez Rodríguez, Indalecio).
  • Joaquín Álvarez Guzmán. Nació en Igualapa. Trabajador por más de 30 años del Servicio Postal Mexicano, donde llegó a ser administrador de correos. Corresponsal del diario El Correo, que se edita en Iguala.
  • Raúl Velasco Vázquez. Periodista. Nació en Igualapa el 24 de abril de 1927. Miembro del trío Los Jaibos. Egresó como detective privado del Instituto de Ciencias Policiales de la República Mexicana, que dirigía, en la Ciudad de México, el señor Rafael Barraza Coronado. Se desempeñó en la aviación y en la actuación cinematográfica. Propietario del diario El Correo, que se edita en la ciudad de Iguala.
  • Napoleón D. Velasco. Igualapaneco que vivió en la primera mitad, y parte de la segunda del Siglo XX. Administraba y llevaba la contabilidad de varios establecimientos de abarrotes. Incursionó en la fotografía y en la botánica de forma autodidacta. En Cacahuatepec, Oaxaca, varias veces fue presidente de la Junta Patriótica, regidor, secretario general, síndico y presidente municipal constitucional.
  • Adauto Aparicio López. Guitarrista de la vieja guardia.
  • Ramiro Aparicio Marroquín. Teniente. Cantante de voz muy timbrada.
  • Víctor Vázquez Gil. Músico. Connotado requintista de la región.
  • Julio Javier Nayo. Nombre real: Zenaido Castañeda Marroquín. Cantante de reconocida voz en la Costa Chica.

Región a la que pertenece.  Costa Chica.

Localización geográfica. Se encuentra entre los paralelos 16° 38’ 56’’ y 16° 54’ 48’’ de latitud norte y los 98° 25’ 05’’ y 98° 34’ 56’’ de longitud oeste.

Extensión territorial. Tiene una superficie de 185 km2 que representa 2.14% de la superficie regional y 0.29% de la estatal.

Colindancias. Limita al norte con Metlatónoc, al sur con Azoyú y Ometepec, al este con Ometepec y Tlacoachistlahuaca y al oeste con San Luis Acatlán y Azoyú.

Población. Está integrado por 16 localidades en las que residen 10 312 habitantes; 86.3% de la población se concentra en nueve localidades mayores de 500 habitantes. En dos localidades dispersas menores de 100 habitantes se establece 0.2% de la población. De acuerdo con los movimientos migratorios registrados en el lapso de 1980 a 1990 el municipio tiene una categoría migratoria de “Expulsión”.

De 1995 a 2000, la población municipal creció a una tasa media anual de 3.29%, y de 2000 a 2005 a una tasa de 0.21%. De acuerdo con la estructura por grupo de edad, su población es predominantemente joven: 54.9% es menor de 20 años; el grupo de cero a cuatro años representa 13.3% y el de cinco a 14 años 30.4%. La población en edad activa (12 a 64 años) representa 59.8% del total.

La población ocupada es de 2393 personas; de éstas 62.3% labora en el sector primario; 20.6%, en el sector servicios, y 15.1%, en el sector secundario. De acuerdo con el nivel de ingresos, 60.8% de la población ocupada no percibe salario alguno; 14% recibe menos de un salario mínimo, 12.3% gana más de uno y menos de dos (salarios mínimos); 8.7% tiene más de dos (salarios mínimos) y 4.2% no especifica este dato.

El índice y el grado de marginación del municipio son: 1.34485 y “Muy Alta”, respectivamente, clasificación que lo ubica en el número 31 en el contexto estatal y el 251 en el nacional. Su nivel de bienestar es 3, cuatro niveles abajo con relación a los municipios con mayor nivel de bienestar en el estado (Acapulco de Juárez, Chilpancingo de los Bravo, Iguala de la Independencia, Zihuatanejo de Azueta y Pungarabato).

Suelo (características y usos). Café grisáceo o café rojizo son los tipos predominantes; se localizan en las partes semiplanas, altas y montañosas, al norte del municipio, y son considerados aptos para la agricultura.

Existe un ejido creado por resolución presidencial del 16 de agosto de 1944, publicado en el Periódico Oficial de la Federación número 1 del 3 de mayo de 1948, comprende una superficie total de 5456 hectáreas. La mitad del terreno es de agostadero y monte, y la otra parte son tierras laborables. El ejido se integró, en principio, con los predios: La Victoria, de 500 hectáreas, de Francisco Castillo; Tonalapa, de 2366 hectáreas, de Tiburcio Marín; de La Sociedad Agrícola de Igualapa, de 2228 hectáreas; y los terrenos de Francisco Estrada, de 362 hectáreas.

Orografía. La mayor parte del territorio de Igualapa está dentro de la cordillera montañosa de la Sierra Madre del Sur. El relieve, fundamentalmente, corresponde a zonas accidentadas, que ocupan 87% del espacio municipal; las zonas semiplanas están compuestas por 10% de la superficie, y 3% es de terrenos planos cultivables.

Los cerros Laguna, Cenizo, Ocotepec y Cuate son elevaciones montañosas con altura de hasta 887 msnm; el resto, en el municipio, varía de cero a 250 metros.