Lunes  20 de octubre de 2014.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Tlacololeros
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Danza de Los Apaches
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Santuario en Olinalá
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Danza guerrerense
  • Con agua y flores, fragmento
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Encomendero
  • Pescado a la talla
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

  • image
  • Visita la Feria a La Bandera
  • image
Visitas desde el 24-Feb-2012
1212438
HoyHoy142
AyerAyer2277
Esta semanaEsta semana142
Este mesEste mes47778
TodosTodos1212438
Día más visitado 10-08-2014 : 3167
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 18

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Iguala de la Independencia

Municipio. Su cabecera municipal es Iguala de la Independencia.

Toponimia, escudo y/o glifo. El significado de la palabra Iguala deriva del náhuatl yohualcéhuatl, que quiere decir “donde serena la noche”. Hay quienes la traducen en yoalla, que significa “ya volvió” o “ya viene” (recuerda el paso por esta población, cuando, según la tradición, trajeron a Cuauhtémoc, muerto, desde Tabasco, en 1525).

Se dice también que viene del náhuatl yohualtépetl, de yohuátic “rueda” y tépetl “cerro”, o sea, “rueda de cerros”, “lugar del rodete”, “lugar del yagual”, en virtud de que los cerros que circundan a la ciudad simulan un gigantesco rodete o yagual.

El trazo correspondiente al glifo de Iguala (Yoalan en náhuatl, que significa “en la noche” o “lugar de la noche”) aparece en documentos antiguos, todos del Siglo XVI, entre los que se hallan la lámina 17 de la Matrícula de Tributos, los folios seis recto y 37 recto del Códice Mendocino o Colección de Mendozay el parado 237 del Códice Chimalpopoca, entre otros.

El jeroglífico está formado por un ojo estrella central rodeado por nueve estrellas exteriores que simbolizan muy probablemente los nueve Señores de la Noche o Yohualteuctin.

El artículo 6 del Bando de Policía y Buen Gobierno, expedido el 23 de marzo y proclamado el 2 de abril de 1990, señala:

El escudo actual de Iguala de la Independencia es el cuarto en la historia del municipio. Fue elegido por concurso y aprobado por decreto en el año 1993.

En el centro del escudo sobresale un guerrero jaguar, que evoca al escudo del estado de Guerrero, escoltado en el extremo izquierdo y derecho por el Lábaro Patrio fusionado a la Bandera de las Tres Garantías a través de la sangre que corrió durante la Guerra de Independencia; entre ambos lábaros se encuentran algunos elementos del glifo prehispánico de Yoalan circundando al Monumento a la Bandera. En la parte inferior del escudo están representados los ocho cerros que rodean a Iguala: Tuxpan, El Platanillo, La Silleta, Los Anteojos, Tehuehue, Mexcaltepec, Encinal y Cerro del Caballo.

Afuera del escudo, en la parte inferior, se cruzan el rifle y la espada, que simbolizan las fuerzas armadas de los insurgentes y realistas que formaron el primer ejército de la nación; en la intersección de las armas hay cinco cruces tremoladas, que son emblema de la orden de los Frailes Menores Franciscanos, que fueron los primeros que cristianizaron la región. De la parte superior de la cruz mayor sobresale un árbol de tamarindo, árbol característico de la zona central de la población.

Reseña histórica (cronología). No se puede precisar quiénes fueron los primeros pobladores, aunque varios historiadores dicen que la región estuvo habitada por tribus olmecas y matlazincas; después, llegaron los nahuas coixcas.

En 1347 se funda el pueblo por la tribu de los chontales. Los habitantes del valle de México trataron, sin lograrlo, de 1418 a 1428, de someter a los nahuas coixcas del valle; lo intentaron de nuevo en 1438, pero fue hasta 1440 cuando el rey Izcóatl conquistó Iguala.


Panorámica de Iguala de la Independencia.

Después de que los españoles dominaron la gran Tenochtitlan, Cortés se enteró de que la mayor parte del oro y de la plata que tributaban a los aztecas provenía del sur; ordenó de inmediato una exploración de esos lugares; a su regreso, los exploradores le informaron que, en efecto, el área contaba con inmensas riquezas minerales, por lo que iniciaron la conquista. Los soldados españoles lograron vencer a los grupos que habitaban la región y los obligaron a tributar a la Corona. Cortés, como recompensa, repartió el territorio en encomiendas entre sus soldados. Entregó Iguala a don Francisco Mejía (o Francisco Flores, según asienta el historiador Florencio Benítez González en su obra Inmigrantes y comerciantes en Iguala, publicada en 2000), a quien le tributaban dinero y maíz. Con la finalidad de controlar el poder desmedido que Cortés otorgó a los encomenderos, la Corona creó en 1533 las alcaldías mayores. Iguala pasó a formar parte de la alcaldía de Tepecoacuilco.

En 1526 los primeros frailes franciscanos se encargaron de evangelizar a los indígenas; estos misioneros trataban muy bien a los naturales y les instruían acerca de los beneficios que podían alcanzar como cristianos. Les obsequiaron una imagen de san Francisco, en madera, que aún existe en esa ciudad. En 1532, Iguala fue erigida alcaldía mayor. Su primer alcalde fue el capitán don Juan de Meza, natural de Utrera, población de Andalucía, España.

En el Siglo XVIII se reformó la organización política de la Nueva España y las alcaldías mayores se convirtieron en partidos, bajo el sistema administrativo llamado intendencia; de tal manera que el partido de Iguala pasó a depender de la intendencia de México. El 24 de febrero de 1821, Agustín de Iturbide firmó y proclamó el Plan de Iguala, donde se promulga la Independencia de México: fue jurado el 2 de marzo del mismo año. En el atrio parroquial se celebró la jura del Plan de Iguala y la jura de la Bandera.


Iguala ha sido cabecera municipal, cabecera distrital y capital del estado de Guerrero; actualmente es cabecera municipal y de distrito.

En 1826, según señala la Memoria del Gobierno del Estado de México, se estableció el Ayuntamiento de Iguala, con categoría de pueblo.

El 2 de junio de 1835, por Decreto 482, se modificó el nombre del pueblo de Iguala por el de Ciudad de Iturbide; las clases conservadoras (Anastasio Bustamante y socios) ya habían asesinado a don Vicente Guerrero en Cuilapan, Oaxaca.

El 27 de octubre de 1849, por decreto presidencial firmado por don José Joaquín de Herrera, se erigió el estado de Guerrero. El general Juan Álvarez Hurtado fue su primer gobernador, e Iguala la primera capital de la nueva entidad.


Kiosco de Iguala de la Independencia.

El 24 de septiembre de 1855, Juan Álvarez, en Iguala, designó representantes de los departamentos que habían de elegir al presidente provisional, de acuerdo con lo estipulado por el Plan de Ayutla.

El 9 de junio de 1873, por Decreto 23, se agregaron el pueblo de Tuxpan, las haciendas de Platanillo y Tepantlán, y las cuadrillas Tomatal, Dos Caminos, Zacacoyuca, la Joya de Pantla, Ceja Blanca, Pantla, Tonalapa del Norte y Acamac, que fueron segregadas de la municipalidad de Tepecoacuilco de Trujano.

El 29 de noviembre de 1880, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Guerrero declaró Iguala de Iturbide como municipalidad y cabecera del distrito de Hidalgo. El 30 de mayo de 1898, por Decreto 30, se modificó el nombre de la ciudad de Iguala por el de Iguala de la Independencia.

El 30 de mayo de 1908, la Ley número 55 Orgánica de División Territorial del Estado de Guerrero, nombró a Iguala municipalidad del distrito de Hidalgo y cabecera del mismo.

En marzo de 1914 llegó a Iguala el general Antonio G. Olea, jefe de las operaciones militares en Guerrero, procedente de Buenavista de Cuéllar, donde combatía a los zapatistas de aquel rumbo. El 8 de abril, del mismo año la plaza de Iguala fue ocupada por los generales Jesús H. Salgado y Encarnación Díaz, en oposición al usurpador Huerta.

El 6 de octubre de 1917, conforme a la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Guerrero, Iguala es nombrada cabecera del distrito de Hidalgo.

En abril de 1920, el movimiento obregonista cobraba fuerza y el propio general Obregón envió al general Héctor F. López a Iguala para preparar el desconocimiento de Carranza en Guerrero. Cuando Obregón se desplazó a Guerrero, llegó a Balsas, de allí pasó a Iguala y luego a Chilpancingo, para luchar y alcanzar la Presidencia de la República.

El 6 de noviembre de 1920, por decreto de la misma fecha, se erigió la cuadrilla de Platanillo en el distrito de Hidalgo. El 17 de noviembre de 1923, por decreto de la misma fecha, se erigió la cuadrilla de Villa Hermosa.

El 9 de enero de 1935, por Decreto 83, se agregó el pueblo de Coacoyula y se segregó de la municipalidad de Tepecoacuilco de Trujano, en el distrito de Hidalgo. El 25 de marzo de 1936 se agregaron el pueblo de Buenavista de Cuéllar y las cuadrillas Palmillas, El Zapote, El Naranjo y Los Amates, segregadas de la municipalidad de Taxco.

El 22 de abril de 1936, por Decreto 20, se agregó la cuadrilla de Santa Fe y se separó de la municipalidad de Taxco. El 20 de diciembre de 1944, por Ley número 59 Orgánica de División Territorial del Estado, Iguala fue declarada municipalidad y cabecera del distrito de Hidalgo.

El 13 de diciembre de 1950, por Decreto 86, que reformó la Constitución Política del estado, Iguala se convierte en municipalidad del estado de Guerrero. El 26 de diciembre de 1956, según la Ley Orgánica del Municipio Libre número 111, Iguala de la Independencia se denominó municipio del estado de Guerrero.

En diciembre de 1958, por disposición emanada del H. Congreso local, adquirieron el rango de poblados, colonias y cuadrillas los siguientes asentamientos humanos del municipio de Iguala: Colonia Álvaro Obregón (Decreto 125), Colonia del Carmen (Decreto 126), Pueblo Viejo (Decreto 127), Colonia Tijeritas (Decreto 128), Colonia El Capire (Decreto 129), Colonia El Rancho del Cura (Decreto 130), Colonia Epifanio Rodríguez (Decreto 131), Pueblo de Metlapa (Decreto 132), Poblado de El Naranjo (Decreto 133), Poblado de Santa Teresa (Decreto 134), Poblado de Zacacoyuca (Decreto 135).


Construcción del Monumento a la Bandera, 1942.

El 8 de agosto de 1974, de acuerdo con la Ley Orgánica del Municipio Libre número 108, Iguala de la Independencia fue declarada municipio del estado de Guerrero. El 7 de febrero de 1984, la Ley Orgánica del Municipio Libre número 675 estableció que Iguala de la Independencia sería municipalidad del estado de Guerrero.


El 5 de enero de 1990, por la Ley Orgánica del Municipio Libre del Estado de Guerrero, Iguala de la Independencia sería municipio del estado de Guerrero. Desde  marzo de 1995, según la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Guerrero, Iguala de la Independencia es municipio del estado de Guerrero.

Personajes Ilustres.

  • Catalina Pastrana Vargas (1926–2003). Escritora, poetisa e historiadora. (v. Pastrana Vargas, Catalina).
  • Darío L. Arrieta Mateos (1909–1988). Ingeniero y político. Ocupó varios cargos en la administración pública. Fue gobernador sustituto del estado, de 1954 a 1957. (v. Arrieta Mateos, Darío L.).
  • Guillermo Soberón Acevedo (1925). Médico, doctor en Química, político, investigador científico. De 1973 a 1981 fue rector de la Universidad Nacional Autónoma de México. (v. Soberón Acevedo, Guillermo).
  • Isaac Palacios Martínez (1911–1998). Profesor, periodista, poeta y escritor. En 1987 recibió el Premio Estatal Juan Ruiz de Alarcón por sus méritos literarios. (v. Palacios Martínez, Isaac).
  • José González. Insurgente, gobernador de indios en Iguala. Encabezó, junto con Ignacio Orduña, el pronunciamiento de Tepecoacuilco el 5 de octubre de 1810. Después, junto a Julián Ávila, tomó posesión de Tepecoacuilco en diciembre del mismo año.
  • José Magdaleno Ocampo. Confeccionó la primera Bandera Nacional, en 1821. Nació en Valladolid (hoy Morelia), según afirma el maestro Leopoldo Carranco Cardoso. (v. Ocampo, José Magdaleno).
  • Rafael Domínguez Rueda (1940). Contador público, escritor, poeta y periodista; galardonado a nivel nacional. (v. Domínguez Rueda, Rafael).
  • Urbano Lavín Román (1888–1962). Profesor, político, diputado y gobernador provisional del estado. (v. Lavín Román, Urbano).

Región a la que pertenece. Norte.

Localización geográfica. Al norte de Chilpancingo, a una distancia de 125 km sobre la carretera federal México–Acapulco. El municipio está ubicado entre las coordenadas geográficas extremas: 18° 11’ 57’’ y 18° 26’ 01’’ de latitud norte; 99° 27’ 07’’ y 99° 38’ 46’’ de longitud oeste.

La ciudad de Iguala se halla a 720 msnm, pero en la lista de las localidades principales de este municipio hay cifras que van desde 700 msnm (Metlapa) hasta 1820 msnm (Cerro Grande).

Extensión territorial. Tiene 315 km2, que representa 3.47% de la superficie regional y 0.50% de la estatal. Está a una altitud de 750 msnm.

Colindancias. Limita al norte con los municipios de Taxco de Alarcón y Buenavista de Cuéllar; al sur con Tepecoacuilco, Eduardo Neri y Cocula; al este con Huitzuco y Tepecoacuilco, y al oeste con Cocula y Teloloapan.

Población. Registró, según el Censo de 2000, 123 960 habitantes; de éstos, 59 201 (47.8%) son hombres, y 64 759 (52.2%), mujeres. En el año 2005, según el Cuaderno de Información para la Planeación Municipal 2007, el total se incrementó a  128 444 habitantes: 61 345 hombres y 67 099 mujeres.

La población del municipio representó en 2000 el 4.02% de la población total de Guerrero (3 079 649 habitantes), en tanto que para el 2005 fue el 4.12% de la población total  del censo.

A partir de 1960 y hasta 1990 la tasa de crecimiento media anual mostró una tendencia sostenida a la disminución y, después, un leve repunte en la última década del siglo. Los datos son los siguientes: 4.6% en el periodo 1960–1970; 3.0% en 1970–1980; 2.0% en 1980–1990, y 2.1% en 1990–2000. En el lapso 2000–2005 descendió a 0.63%

Otras cifras interesantes, aportadas por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática, son:

  • Entre 1995 y 2000 la población de cero a 14 años disminuyó en números relativos, al pasar de 36.6% a 35.2%. En cambio, se incrementó la que corresponde al grupo de 15 a 64 años: 58.2% y 59.0%, respectivamente. También aumentó la población de 65 y más años: 5.2% y 5.8%, para los años mencionados.
  • En 2005, la población de cero a 14 años descendió aún más, al representar el 31.4% del total; la de 15 a 64 años alcanzó el 61.2%; y, la de 65 y más años llegó a 6.6%. (Hay un 0.9% que no especificó el grupo de edad al que pertenecía).

La conclusión es clara: lenta, pero progresivamente, la población que vive en el Municipio de Iguala va envejeciendo, y éste, es, sin duda, un dato importante en términos de la planeación del desarrollo municipal.

  • Mientras que en 1950 la población rural (la que vivía en localidades con menos de 2500 habitantes) constituía el 32.8% del total, en 2000 ya sólo representaba el 10.7%. La población urbana, por su parte, cambió de 67.2% a 89.3%, para los años de referencia.
  • De la población de 12 años y más (88 225), en 2000 el 35.9% permanecía soltera, el 44.6% estaba casada y el 9.5% vivía en unión libre. Los demás (el 10%) declararon ser viudos(as), divorciados(as) o vivir separados(as) de su pareja.
  • Si comparamos los años 1994 y 2000, encontramos que: han disminuido los nacimientos: 4658 y 4045; las defunciones generales: 559 y 516; las defunciones de menores de un año: 35 y 30, y los matrimonios: 1018 y 824. En cambio, ha crecido significativamente el número de divorcios: 56 y 95.
  • Entre los años 1995 y 2000 las tasas brutas de natalidad y mortalidad descendieron. La primera pasó de 36.6 a 32.3 por cada mil habitantes; la segunda cambió de 5.1 a 4.1, también por cada mil habitantes.
  • Había, según datos de 2000, 29 744 hogares. De éstos, 21 701 tenían como jefe a un hombre; los demás, 8043, a una mujer. El promedio de integrantes por hogar era de 4.2.
  • En 2005, el municipio de Iguala estaba integrado por 76 localidades; en 14 de éstas vive el 97.0% de la población y en 51, con menos de 100 habitantes cada una, apenas 0.8%. En 2005 el número de viviendas particulares habitadas fue de 30 855 y el promedio de habitantes por vivienda era de 4.2.

Suelo (características y usos). Los tipos de suelos son: chernozem o negro y de estepa praire. El primero se localiza en la parte central del municipio, conocida como valle de Iguala; se caracteriza porque contiene cantidades significativas de sales de calcio y profundidades de 60 a 90 centímetros; es suelo apto para la agricultura. El segundo tipo es apto  para la explotación extensiva de la ganadería.

El 10.77% de la superficie municipal se utiliza en la agricultura de riego; 25.58%, en agricultura de temporal; y, 21.33% es área de pastizales. El 35.83% es selva baja caducifolia (espina blanca, huizache, limoncillo, espina colorada y guamúchil). El 6.5 % corresponde a otros tipos de vegetación.

Orografía. El relieve del territorio municipal presenta variaciones importantes que, de manera general, pueden ser clasificadas como sigue: a) zonas accidentadas, que corresponden 40% de la superficie y se localizan hacia Coacoyula de Álvarez; b) zonas semiplanas, que cubren 30% del área y se hallan hacia el occidente y el sur del municipio, por ejemplo en Ahuehuepan, Metlapa, Ceja Blanca y Pantla del Zapotal; y, c) zonas planas, que constituyen 30% restante y se ubican al centro norte y oriente, en lugares como la propia cabecera municipal, en Tuxpan, El Naranjo y El Tomatal.

Las elevaciones orográficas más señaladas son los cerros siguientes: Grande (1820 msnm), Tuxpan (1700 msnm), Uchal (1480 msnm), Peña Colorada (1460 msnm), Las Lagunas (1300 msnm), El Toro (1260 msnm), El Mapache (1250 msnm), La Campana (1110 msnm) y El Escorpión (1100 msnm).

Hidrografía. Los recursos hidrológicos se integran con varias corrientes y dos cuerpos de agua. Entre las primeras destacan: Las Mojarras, La Ceja Blanca, El Uchal, Naranjo, Ahuehuepan, La Llave, San Juan, Tomatal, El Jumilar, Estola, La Vinatería, Grande (hay dos con este nombre), El Carrizo, Las Pilas, Los Sauces y La Víbora. Se trata, en la mayoría de los casos, de escurrimientos temporales. Los cuerpos de agua (permanentes hasta ahora) son la laguna de Tuxpan y la presa Valerio Trujano.

Los recursos hidrológicos del municipio forman parte de la Región Balsas, y, más específicamente, de la Cuenca Río Balsas–Mezcala. En el espacio municipal hay tres subcuencas: río Cocula o Iguala (que cubre 75.34% de la superficie municipal), río Tepecoacuilco (17.89%) y río Balsas–San Juan Tetelcingo (6.77%). También hay varios pozos para extracción de agua.


Laguna de Tuxpan.

Clima. En 97.29% del territorio municipal predomina el clima cálido subhúmedo con lluvias en verano, de menor humedad. Hay una pequeña porción (hacia el norte, en los límites con el municipio de Buenavista de Cuéllar) donde el clima es cálido subhúmedo con lluvias en verano, de humedad media; representa apenas 1.58% de la superficie total. El 1.13% restante tiene un clima semiseco muy cálido y cálido con lluvias en verano; esta parte del territorio municipal está en el extremo sur, en los límites con los municipios de Tepecoacuilco, Eduardo Neri y Cocula.

Durante el periodo 1953 a 1998 la temperatura promedio anual fue de 25.9 °C; la del año más frío, 24.4 °C; y la del año más caluroso, 27.3 °C.

Es frecuente la temperatura superior a 40 °C, entre marzo y junio. Sólo en enero y/o febrero llega a registrar una temperatura mínima cercana a 10 °C, incluso, por excepción, inferior a ésta.

De 1960 a 1999, la precipitación pluvial promedio alcanzó los 1027.4 mm; la del año más seco (1983), 657.3 mm; y, la del más lluvioso (1974), 1945.0 mm.

Durante la primavera, los vientos se mueven de sur a norte; en el invierno, de suroeste a sureste; en verano, de norte a sur; y, en otoño, de sur a norte. (v. Municipios del estado de Guerrero, editado por la Secretaría de Gobernación, 1987).

Flora. Está compuesta por selva baja caducifolia y matorral crasicaule; la primera se caracteriza porque los árboles son menores de 15 m, con troncos cortos y retorcidos y con hojas lineares y abundantes; además de las especies de árboles mencionadas en el apartado de suelos, son comunes el casahuate, el guaje, el cirián, el tepehuaje, el cascalote, el copal, la higuerilla, el pochote, la parota y el amate.

Entre la vegetación de matorral se distinguen los grandes cactus de tallos cilíndricos, propios de zonas áridas o semiáridas, como el órgano y la pitahaya.

Fauna. Como consecuencia, sobre todo, de la acción depredadora del ser humano, las diversas especies animales silvestres han disminuido; algunas, incluso, están en peligro de extinción: venado, tigrillo, lobo y zorra, son ejemplo de este proceso exterminador. Sin embargo, todavía es posible encontrar liebres, conejos, zorrillos, tlacuaches, iguanas, armadillos, gavilanes, zopilotes, chachalacas, patos silvestres, huilotas, zanates, pájaros (de diversas variedades), lagartijas, víboras de cascabel, azotadoras y culebras ratoneras. Hay también alacranes que, según se afirma, están entre los más ponzoñosos del país.

Recursos naturales. El municipio no se caracteriza por tener recursos naturales mineros o forestales importantes. Los bosques apenas si representan 1.18% de la superficie municipal. El oro (como mineral) que se comercializa en la cabecera municipal proviene de otros lugares.

Grupos étnicos. El II Conteo de Población y Vivienda 2005, publicado por el INEGI, registró 1864 personas de cinco años y mayores que hablan lengua indígena.

Las lenguas indígenas que más se hablan son: náhuatl (muy por encima de las demás), tlapaneco y mixteco. Hay pequeños núcleos que declararon hablar zapoteco, maya, mazahua, mazateco, otomí, totonaca, amuzgo, chol, purépecha, tzeltal y tzolzil.

Religión. Había 108 903 habitantes de cinco o más años de edad, según el Censo de 2000. De éstos 94 078 (86.4%) son católicos, los demás se identifican como sigue: 7446 protestantes y evangélicos, 2767 bíblicos no evangélicos, 79 judíos, 601 de “otras religiones”, 3063 sin religión y 869 no especificaron.

Los protestantes y evangélicos incluyen los grupos siguientes: históricos, pentecostales y neopentecostales; Iglesia del Dios Vivo; Columna y Apoyo de la Verdad; La Luz del Mundo; también quedan comprendidas otras iglesias evangélicas.

Los bíblicos no evangélicos están constituidos por los grupos siguientes: adventistas del Séptimo Día; Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones) y testigos de Jehová.


Educación. Durante el ciclo escolar 2000–2001, se registraron 227 escuelas, que prestaban el servicio en los diferentes niveles del sistema educativo. De éstas, 88 son jardines de niños, 84 primarias, 28 secundarias, tres para profesionales medios, 13 de bachillerato y 11 para estudios superiores (normal, licenciatura, maestría y doctorado).

Llama la atención el hecho de que en el municipio haya un mayor número de planteles destinados a la educación preescolar que a la primaria. El dato es relevante y refleja, entre otras cosas, la trascendencia que ahora se concede a la formación de la niñez desde los primeros años. Aspecto muy positivo del desarrollo social de Iguala de la Independencia. (Sólo como elemento adicional para la reflexión del lector interesado, cabe anotar que en toda la entidad había 3240 jardines de niños y 5067 escuelas primarias).

Los alumnos inscritos en el periodo de referencia fueron: 6584 en preescolar, 18 733 en primaria, 7800 en secundaria, 550 en profesional medio, 6063 en bachillerato y 4767 en estudios superiores. El total fue de  44 497.

El número de profesores(as) por nivel educativo durante el mismo ciclo escolar 2000–2001 fue el siguiente: 387 en preescolar, 921 en primaria, 360 en secundaria, 59 en profesional medio, 354 en bachillerato y 307 en estudios superiores. El total es de 2388.

Al finalizar el ciclo escolar 2005–2006, el total de escuelas había aumentado a 246 y el de profesores a 2552; en tanto, el de alumnos disminuyó en casi medio millar, pues registró    44 000.

Otros datos trascendentes sobre la educación en el municipio son:

  • El promedio de alumnos por profesor(a), tanto en preescolar, como en primaria, en 2000 fue de 17 y 20, respectivamente. En 2006, a fin de cursos, el promedio se mantuvo en preescolar; en primaria fue de 19.
  • En 2000 había en el municipio 79 486 habitantes de 15 años y mayores. De éstos, 8412 (10.6%) eran analfabetos: 3088 hombres y 5324 mujeres (cifras por demás elocuentes). El dato porcentual es significativo si consideramos: a) que en 1950 el analfabetismo alcanzaba al 35.2% de la población de 15 o mayores, y que en 1980 todavía era de 16.4%; b) que en 2000 el índice estatal de analfabetismo era de 21.6% (superior en 11 puntos porcentuales al del municipio).
  • En 2005, la población de 15 años y mayores llegó a 86 852, es decir, había crecido en 7366 habitantes; sin embargo, el número de analfabetos descendió, tanto en números absolutos como relativos: 8028 y 9.2%, respectivamente.
  • El índice general de aprovechamiento a fin de cursos en el ciclo 1999–2000 fue 85.0%. En primaria llegó a 93.9%; en secundaria, a 76.3%; en profesional medio, a 98.1%; y, en bachillerato, a 65.4%.
  • Al concluir el año escolar 2005–2006, las cifras, en este mismo indicador, fueron las siguientes: 95.7% en primaria, 81.5% en secundaria, 93.9% en capacitación para el trabajo, 68.3% en bachillerato, 76.0% en profesionales de nivel medio y 99.6% en educación Normal (no hay datos disponibles en otros casos de instituciones de educación superior).
  • Para el año lectivo 1999–2000, la eficiencia terminal en las escuelas primarias fue de 84.3%. (Esto quiere decir que de cada 100 niños(as) inscritos cinco ciclos escolares antes, 84 lograron concluir sus estudios. La cifra, sin reflejar lo deseable, es superior al promedio estatal: 75).
  • Durante el ciclo escolar 1999–2000 quedaron registrados 13 centros de educación especial que atendieron a 2396 alumnos (niños, niñas y jóvenes). El personal con plaza docente fue de 140.
  • En 1999 había 11 bibliotecas, con un acervo de 81 126 libros en existencia al terminar el año. Los usuarios fueron 93 311.
  • En 2000, los adultos alfabetizados fueron apenas 10 (en contraste con los 852 de 1996); los atendidos en primaria, 483; y, los inscritos en secundaria, 509.

Salud. Los servicios de salud son prestados por dependencias públicas: Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Secretaría de la Defensa Nacional (SDN) y Secretaría de Salud del Gobierno del estado (SESA).

   

      Instalaciones del IMSS y del ISSSTE.

La población total por condición de derechohabiencia a servicios de salud, en 2000, se distribuía en la forma siguiente: derechohabientes (del IMSS, del ISSSTE y de la SDN, principalmente): 43 778, que representan el 35.3%; no derechohabientes: 78 380, que son el 63.2%; el restante 1.5% no especificó su situación. La población no derechohabiente era atendida por la SESA, en consultorios privados o por algún otro medio.

En la ciudad de Iguala, desde 1920 se estableció una Delegación de Salubridad; el IMSS comenzó sus actividades en 1960 y, desde 1964, funciona en su actual edificio; el ISSSTE instaló sus servicios desde 1962, y hoy labora en sus propias instalaciones, inauguradas en diciembre de 1987.

En 2000 se registraron, según el INEGI, 18 unidades médicas en servicio de las instituciones públicas del sector salud: una del IMSS, una del ISSSTE, una de la SDN y 15 de la SESA. La unidad del IMSS, la del ISSSTE y una de la SESA ofrecen posibilidades de hospitalización. Los principales beneficios que otorgan a la población son: consultas externas (general, especializada, de urgencia, odontológica), de estudios de diagnóstico (análisis clínicos, radiodiagnóstico, endoscopía, ultrasonografía, etc.), sesiones de tratamiento (radioterapia, fisioterapia, quimioterapia, etc.), intervenciones quirúrgicas, partos, aplicación de vacunas, pláticas de educación para la salud y consultas de planificación familiar.

Para cubrir algunas de estas tareas, las instituciones contaban con los recursos materiales siguientes: 138 camas, 101 consultorios, siete gabinetes de radiología, cuatro laboratorios, dos quirófanos y 13 salas de expulsión. El personal médico llegó a 231 y el paramédico a 399.

En 2005, el total de establecimientos médicos del sector salud era de 18, el de médicos 278, y el del personal de enfermería de 410; 138 camas y 95 consultorios. La cobertura asistencial es de 798 habitantes por médico, 1098 por especialista, 313 por enfermera y 931 por cama hospital.

Según la Monografía del Municipio de Iguala de la Independencia –escrita por tres médicos, encabezados por el doctor Manuel Huerta Martínez, y publicada en junio de 2002– “... hay ocho clínicas privadas... donde se ofrece atención hospitalaria, con cobertura semejante (y) en ocasiones mayor a la de las instituciones públicas. Existen múltiples consultorios médicos privados que comprenden desde la medicina general hasta consulta de alta especialidad”.


Abasto. Al 31 de diciembre de 2000, estaban registradas las unidades de comercio y abasto siguientes: cinco tiendas rurales DICONSA, dos tianguis, dos mercados públicos, un rastro, un central de abasto y dos tiendas oficiales. Para 2006, estos datos no habían cambiado.

En la cabecera municipal, el Mercado Adrián Castrejón (ubicado cerca de la central camionera) y el de Zona número 1 (sito en las calles de Madero y Reforma) están abiertos todos los días de la semana. Desde 2001 funciona una bodega de una de las grandes tiendas comerciales del país. En esos establecimientos la población adquiere alimentos, ropa y enseres para el hogar.


Mercado en Iguala.

Había, además, según datos de 2000, nueve lecherías LICONSA, que benefician a 1995 familias; en ese año distribuyeron leche en polvo con un equivalente a 503 626 litros y un importe de $1 748 000.00. Para 2006, el número de establecimientos era de 11, aunque el total de litros distribuidos disminuyó a 365 584.

Deporte. Según la Crónica de Iguala, Guerrero, escrita por Román Juan Guadarrama Gómez Ayerdi, luego de concluida la etapa armada de la Revolución Mexicana comenzó la organización de los deportes a nivel nacional. En Iguala fueron los militares que resguardaban la plaza quienes se encargaron de dar a conocer el golf, el basquetbol, el volibol, el frontón y las primeras prácticas de la natación. Desde entonces hasta nuestros días se ha conformado una tradición deportiva importante, que involucra a escuelas, clubes e instituciones públicas.

En 1963, se construyó el estadio de futbol Raymundo Abarca Alarcón. En 1964, al inaugurarse el IMSS, se estrenaron también sus instalaciones deportivas.

En 1972, la Comisión del Río Balsas edificó el actual Estadio Ambrosio Figueroa, casa del Deportivo Iguala, que ha militado en la Segunda División del futbol nacional.

Hoy en día, además de los deportes mencionados, se practican el tenis, el beisbol, el futbol americano, el squash, las artes marciales, los aeróbics, la gimnasia, el ciclismo, la charrería y la halterofilia (levantamiento de pesas). Existen también grupos como el Pentatlón Militarizado y los Scouts, que, entre sus actividades, practican la caminata, las excursiones y el campismo.

En casi todas las localidades del municipio hay canchas para la ejercitación del basquetbol. En la laguna de Tuxpan se llevan a cabo deportes acuáticos y tienen lugar competencias de alcance nacional e, incluso, internacional.

Vivienda. Según el XII Censo General de Población y Vivienda 2000, había 28 560 viviendas ocupadas; el número de ocupantes ascendía a 123 960. Del total de viviendas, 28 538 eran particulares; sólo 22 estaban consideradas como colectivas.

El promedio de ocupantes por vivienda era de 4.3; en 1970 era de seis.

Otros datos interesantes, son los siguientes:

  • El 72.0% de las viviendas particulares habitadas eran propias; 28.0%, rentadas, prestadas o en otra situación.
  • No había una diferencia significativa entre el promedio de ocupantes de una vivienda rural y el de una urbana: 4.37 y 4.23, respectivamente.
  • El 62.0% de los pisos estaban hechos con cemento y firme; 19.2%, con madera, mosaico y otros recubrimientos; 18.4% eran de tierra.
  • El 78.7% de las paredes se construyeron con tabique, ladrillo, bloc, piedra, cantera, cemento y concreto; 8.6%, con adobe; y, el 6.4%, con lámina de cartón. El 6.3% restante se edificó con otros materiales.
  • El 63.8% de los techos tenía como material predominante la losa de concreto, el tabique, el ladrillo y el terrado con viguería; 16.9%, lámina de asbesto y metálica; 9.8%, lámina de cartón; y, sólo 7.9%, teja. El 1.6% restante correspondía a otro tipo de materiales.
  • Las diez localidades con mayor número de viviendas particulares habitadas eran: Iguala de la Independencia (24 047), Coacoyula de Álvarez (748), Santa Teresa (679), Tuxpan (437), Zacacoyuca (396), Metlapa (313), El Naranjo (210), Colonia Grupo Colosio (196), Tepochica (136) y Colonia Rancho del Cura (131). Hay localidades con siete, seis, cinco, cuatro o menos viviendas.

De acuerdo con los datos del II Conteo de Población y Vivienda 2005, en ese año había 30 855 viviendas particulares habitadas y el promedio de ocupantes era de 4.2.

Servicios públicos. Según el Censo del año 2000:

  • 21 353 viviendas particulares disponían de agua potable. El dato supera en 15 puntos porcentuales a la cifra estatal: 75% y 60%, respectivamente.
  • 23 994 viviendas particulares cuentan con drenaje. Aquí la diferencia porcentual entre municipio y estado es aún mayor: 84% y 53%, respectivamente.
  • 27 056 viviendas particulares tenían el servicio de energía eléctrica; esta cifra representaba una cobertura de 95.2% del total, superior en casi 6 puntos porcentuales al dato estatal: 89.3%.
  • 17 localidades, de un total de 89, cuentan con servicio de agua potable; ocho, con servicio de alcantarillado; y, 44, con servicio de energía eléctrica.

Para 2005, las cifras habían cambiado de manera significativa: del total de 30 855 viviendas particulares habitadas, 23 402 contaban con agua potable, 28 719 con drenaje sanitario y 29 788 con energía eléctrica. La cobertura era de 75.8%, 93.1% y 96.5%, respectivamente.

La obra ya citada del doctor Huerta Martínez y sus colaboradores proporciona otros datos importantes:

  • Para la administración del servicio de agua potable, el H. Ayuntamiento tiene una Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Iguala (CAPAMI), que cuenta con una red de 17 sistemas. El abastecimiento proviene de 97 fuentes: 83 pozos profundos y 14 manantiales. (Habría que agregar que la cabecera municipal se surte también de la presa Valerio Trujano y que en Ahuehuepan hay una galería filtrante).
  • El alumbrado público y el residencial se genera en fuentes hidroeléctricas y termoeléctricas. El mayor consumo se da en las viviendas particulares y, después, en las casas o centros comerciales.
  • Es insuficiente la prestación de los servicios públicos, sobre todo en agua potable, drenaje, basura y pavimentación de calles.
  • En el municipio hay dos agencias del Ministerio Público para delitos del orden común, y en ellas laboran 26 agentes; hay también una agencia del Ministerio Público del fuero federal, y dos agentes prestan allí sus servicios. Los delitos registrados en averiguaciones previas, en orden de frecuencia, durante 2000, son: robo, lesiones, amenazas, daño en propiedad ajena, homicidios, allanamiento de morada, abuso de confianza, asalto, fraude y estafa.

Comunicaciones, transporte y medios de comunicación social. El municipio contaba en 2000 con una amplia red carretera que favorecía el transporte de personas y de mercancías, tanto al interior de su territorio como hacia otros lugares del estado y del país. Destacaban, desde luego, las vías siguientes: 5 km de la autopista, administrada por Caminos y Puentes Federales de Ingresos, que comunica con Cuernavaca y la Ciudad de México (carretera 95–D); 44 km de carreteras libres federales (la 95 y la 51) que llevan hacia Taxco, al norte, hacia Chilpancingo, al sur, y hacia Ahuehuepan, al oeste; 1.5 km de la carretera estatal que enlaza con Tepecoacuilco, Huitzuco y Atenango del Río; 4.5 km de carretera a Tuxpan, y 17.5 km de la que conduce a Coacoyula (éstas dos últimas pertenecen al municipio). El periférico Benito Juárez tiene una longitud de 11.7 km.


Carretera federal Iguala–Taxco.

En 2006, las cifras oficiales nos dicen que la red carretera del municipio se integra con 56.10 km; de éstos, 49.80 son de control estatal y 6.30 de control municipal. Desde otro punto de vista, 37.00 km son carreteras alimentadoras pavimentadas, 4.00 km de caminos rurales pavimentados, y 15.10 km de caminos rurales revestidos.

Durante casi 100 años, el municipio de Iguala de la Independencia fue beneficiado con el transporte ferroviario que tenía sus terminales extremas en la capital de la República (estación de Buenavista) y en el pueblo de Balsas. Hoy en día el tren ha dejado de funcionar; sólo quedan, para el recuerdo, los rieles tendidos y algunas estaciones abandonadas.

En la ciudad de Iguala hay dos centrales de autobuses foráneos: la Epifanio Rodríguez y la de la línea Estrella de Oro. La primera es sede de la Estrella Blanca y de camiones que llevan a poblaciones circunvecinas (pertenezcan o no al municipio), la segunda es exclusiva de la línea mencionada.


Para el transporte urbano y suburbano, la ciudad de Iguala cuenta con vehículos diversos: combis, autobuses, taxis y microbuses. También es posible obtener el servicio de grúas, pipas y camiones de carga, de mudanza y de materiales para la construcción.

Hay un aeropuerto, ubicado a la altura del km 131+300 de la carretera 95. Lleva el nombre de Agustín Albarrán. La pista tiene una longitud de 1732 m, con un aeródromo para uso militar. No hay vuelos comerciales. Funciona desde 1973.

En el municipio había, según datos del INEGI en 2000, 18 oficinas de correos: una administración, seis agencias, ocho expendios y tres registradas como “otras” (oficinas de MEXPOST, ubicadas en instituciones públicas); también hay una oficina de red telegráfica. Para 2006, las cifras se modificaron y quedaron en la forma siguiente: una administración postal, nueve agencias postales, un servicio mex–post, un centro de reparto, y dos administraciones telegráficas.


Antiguo ferrocarril en la estación de Iguala.

Además, funcionan en forma local tres estaciones radiodifusoras y cuatro televisoras. La televisión por cable llega a más de 4600 suscriptores (SKY, Multivisión y la empresa local Cablemás).

El servicio telefónico público y el privado se ha extendido por toda la cabecera municipal y llega a varias de las localidades. Las oficinas de atención al cliente están en la avenida Vicente Guerrero de la ciudad de Iguala.

En la cabecera municipal circula la prensa escrita nacional más importante, en especial, periódicos y revistas. Además, hay diarios locales que cubren las noticias de la ciudad, del municipio y algunas estatales; entre ellos podemos citar los siguientes: El Correo, Diario 21, Diario de Iguala, Pulso de Guerrero, Tiempo Suriano, Vanguardia y La Voz de Iguala.

Agricultura. En el año agrícola 1999–2000 se sembró una superficie de 8634 hectáreas. De éstas, 648 fueron de riego y 7500 de temporal; las 486 restantes corresponden a los llamados cultivos perennes (que pueden ser de riego o de temporal).

En 2006, la superficie sembrada fue de 7351 hectáreas, de las cuales 498 fueron de riego y 6853 de temporal. La producción registró 35 136.8 toneladas: 5309.8 provenientes de superficie de riego y 29 827.0 de superficie de temporal.

Los cultivos se clasifican en cíclicos y perennes. Entre los primeros, los más importantes son: maíz grano, sorgo grano, cacahuate, okra (angú o gombo), sorgo forrajero, estropajo, calabaza, pápalo, jícama y tomate de cáscara. Entre los segundos, destacan: mango, pastos, caña de azúcar, tamarindo y limón agrio.

El volumen de la producción de los principales cultivos, medido en toneladas, durante el año agrícola  1999–2000 fue el siguiente: maíz grano, 19 081; sorgo forrajero, 7600; sorgo grano, 3022; mango, 2100; okra, 1833; caña de azúcar, 1290; jícama, 1134; cacahuate, 818; pápalo, 756; y, pastos, 510.

En 2006, se produjeron, en toneladas, los cultivos siguientes: 23 105.2 de maíz, 2571.4 de sorgo grano, 2760 de sorgo forrajero, 850 de cacahuate, 805 de sandía, 3450 de jícama, 1018 de okra, 288 de pápalo, 113.4 de jitomate y 112 de tomate.

Ganadería. Existen especies ganaderas diversas. Al 31 de diciembre de 2000, la población registrada, según número de cabezas, fue la siguiente: bovino, 27 916; porcino, 22 321; ovino, 138; y, caprino, 16 920. En 2006, el inventario ganadero mostraba: 27 070 bovinos, 20 615 porcinos, 10 240 caprinos y 190 ovinos.

También se desarrolla la producción avícola y las colmenas; los datos correspondientes a 2000 son: aves, 360 615; y, colmenas, 922. Para 2005, las aves se incrementaron a 932 480 y las colmenas a 1053.

La producción de carne en canal de las especies ganaderas y de aves alcanzó en 2000 un valor de $40 226 100.00. En ese año se produjeron 829.1 toneladas de huevo para plato, con un valor de $7432.80 pesos, y 1332 litros de leche, que significaron $5994.00.

Industria. Desde que el ferrocarril llegó al municipio de Iguala, se construyeron carreteras y se introdujeron las primeras plantas eléctricas; las actividades productivas se vieron estimuladas y ejercieron un efecto multiplicador en la economía estatal, especialmente en las regiones Norte y Tierra Caliente. La ubicación privilegiada de la ciudad de Iguala pronto la convirtió en núcleo fundamental de transacciones comerciales y favoreció el desarrollo de algunas industrias: aceite, jabón, hielo, refrescos embotellados, curtiduría y molinos de nixtamal.

En marzo de 1976 se creó el proyecto denominado Ciudad Industrial del Valle de Iguala; se expropió un terreno de 2 294 484 m2, ubicado al norte de la cabecera municipal; y, luego de la infraestructura básica, se crearon tres zonas: industrial, de servicios y habitacional. Los espacios de la zona industrial han sido aprovechados por grandes empresas, como PEMEX, TELMEX, Cementos Mexicanos, Sabritas y Marinela, así como por compañías cerveceras y refresqueras.

En su zona de servicios, el parque industrial tiene hoteles, gasolinerías, distribuidores de leche, fabricantes de carrocerías, líneas de transporte de carga pesada, talleres mecánicos, casas de materiales para la construcción y una estación subeléctrica de la Comisión Federal de Electricidad (Gobierno del estado de Guerrero, Guerrero a la mitad del camino. Desarrollo económico, 2002).

En la cabecera municipal hay establecimientos donde se trabaja el mármol y/o la cantera, además de talleres de huaraches, pequeñas fábricas de ropa, ladrilleras y tejerías.


Laminando mármol.

En el año 1998 fueron censadas en el municipio 573 unidades económicas dedicadas a la industria manufacturera; dieron ocupación a un promedio anual de 2668 personas y pagaron remuneraciones por un total de $42 459 000.00. Destacan las 205 unidades que producen alimentos y bebidas; las 101 del subsector productos metálicos, maquinaria y equipo (incluye instrumentos quirúrgicos y de precisión); las 79 que trabajan la madera (incluye muebles); las 52 que fabrican productos minerales no metálicos (excluye derivados del petróleo y del carbón); y, las 41 que operan en el ramo de los textiles, prendas de vestir e industria del cuero.

En  2000,  había en  el municipio  una  población  económicamente  activa  ocupada de   44 864 personas. De éstas el 21.9% (más de 9800 trabajadores) laboraba en el sector secundario, realizando actividades de minería, industria manufacturera, electricidad y agua, y construcción. (Como datos complementarios, aunque muy importantes, podemos decir que 70.4% se desempeñaba en los servicios y sólo 5.7% en labores agrícolas, ganaderas, de silvicultura y pesca. El 2.0% restante no especificó la información).

Turismo. Si bien el municipio no cuenta con los atractivos que posee el llamado Triángulo del Sol (Acapulco, Taxco e Ixtapa Zihuatanejo), existen espacios y/o actividades que constituyen verdaderos motivos de interés para el turismo nacional y extranjero.

Las fiestas cívicas y religiosas son una posibilidad real, muy concreta, de conocer algunas de las tradiciones y costumbres de la población. Hay monumentos históricos y arquitectónicos que son significativos para los viajeros que se entusiasman con este aspecto de la cultura.

Además, en la actualidad, la ciudad de Iguala es muy visitada por quienes comercian o gustan de las alhajas de oro (o de plata). Iguala es, sin lugar a dudas, un centro joyero de reconocido prestigio nacional e internacional.

Hay hotelería suficiente, que satisface las diferentes posibilidades económicas y los gustos diversos de los visitantes. Los restaurantes son variados en cuanto a los platillos que ofrecen y a los precios del servicio.

Si de divertirse se trata, en Iguala hay discotecas, balnearios y cines. La laguna de Tuxpan y la presa Valerio Trujano son opciones para quienes gustan de algunos deportes acuáticos y/o de saborear una exquisita mojarra.

Comercio. El comercio y, en general, la prestación de servicios constituyen las actividades básicas de la población ocupada. No es casual que el sector terciario involucre a más de siete de cada 10 trabajadores; hay toda una construcción histórica de esta realidad, que trasciende los siglos y se enraiza, por lo menos, en el Siglo XIX.

Hoy Iguala es punto de enlace con la Tierra Caliente y con la región Centro de Guerrero; es lugar de abasto para miles y miles de guerrerenses; y es polo de desarrollo que impulsa la economía de la entidad, en especial la del municipio.

Según  el  Censo  de  2000, al  comercio  se  dedicaban  9686  personas (de  un  total  de  44 864): empleados y obreros eran 4209; jornaleros y peones, 59; patrones, 425; trabajadores por su cuenta, 3779; trabajadores familiares sin pago, 925; y, no especificaron actividad, 289.

Las actividades comerciales en 1988 involucraron a 3359 unidades económicas, que ocuparon a 6691 personas.

En el año de referencia, 1988, el comercio al por mayor se realizó en 200 de las unidades económicas; la diferencia, 3159, ejerció el comercio al por menor. Las primeras se ubican en la cabecera municipal; las segundas, en todo el municipio. Las transacciones comerciales más importantes tienen que ver con artículos de primera necesidad y enseres domésticos.


Existe, desde 1934, una Cámara de Comercio de Iguala (filial de la CANACO) que organiza a los comerciantes inscritos, a fin de lograr beneficios, apoyarse entre sí y ofrecer un mejor servicio a la población en general. También hay una Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (CONACOPE).

Monumentos históricos. Iguala está muy vinculada a la integración de nuestra identidad como mexicanos y como guerrerenses. Los acontecimientos históricos ocurridos en su espacio, sobre todo en el Siglo XIX, han repercutido en toda la nación. La ciudad es cuna de la Bandera Nacional y de nuestra Independencia. Sus monumentos históricos recuerdan estos y otros sucesos relevantes; se sugiere visitar, por lo menos, los siguientes:


La Patria Trigarante.

  • Monumento a la Bandera. Se localiza en el centro de la ciudad, en la explanada que lleva ese nombre. Fue construido entre 1941 y 1942. A la inauguración, el 28 de septiembre de 1942, asistió, con la representación del presidente de la República general Manuel Ávila Camacho, el general Lázaro Cárdenas, entonces secretario de la Defensa Nacional. Estuvieron presentes el licenciado Ezequiel Padilla Peñaloza (secretario de Relaciones Exteriores), el coronel Gerardo Rafael Catalán Calvo (gobernador del estado) y el señor Hermilo Arrieta Mateos (presidente municipal). Hubo un desfile militar.


Monumento a la Bandera.

  • Parroquia de San Francisco de Asís. Templo colonial cuya construcción comenzó en 1705 y se terminó, en lo fundamental, en 1855. Todavía en pleno Siglo XX hubo arreglos importantes. Es el edificio más antiguo de la ciudad; se localiza en el centro de la población.

 
Templo de San Francisco de Asís.

  • Monumento a Juárez. Situado al lado poniente del zócalo o Plaza de Armas o Jardín Juárez. Es una estatua de cuerpo entero; fue trasladada en ferrocarril desde el Distrito Federal, en 1906, según informa el maestro Florencio Benítez González, con motivo del centenario del natalicio de Juárez.

 
Estatua de Benito Juárez en el centro de Iguala.

  • Monumento a los Héroes de la Independencia. Construido por la Comisión del Río Balsas en 1972. Se encuentra en el cruce de la carretera 95 y el Periférico Benito Juárez. Es un homenaje a Hidalgo, a Morelos y a Guerrero.


Monumento a los Héroes de la Independencia.

  • Bandera Monumental. Izada a una altura de casi 114 metros, en terreno de la colonia CNOP. Es la más alta del país. Fue izada por primera vez el 24 de febrero de 1998 por el presidente Ernesto Zedillo Ponce de León.

 
Bandera monumental de Iguala.

  • Escuela Secundaria Plan de Iguala. Institución de gran historial académico. Fundada el 10 de mayo de 1941. El edificio fue transformado radicalmente. Se localiza a un costado del Monumento a la Bandera.
  • Murales de la Casa del Pueblo. Fueron realizados por el pintor Roberto Rodríguez Navarro. Se inauguraron el 24 de febrero de 1983. Se localizan en el actual Palacio Municipal.


Murales del pintor Roberto Rodríguez Navarro en la Casa del Pueblo de la ciudad de Iguala.

Museos. En Iguala hay un Museo a la Bandera, Recinto Nacional del Lienzo Patrio, que fue inaugurado el 24 de febrero de 1999. Se localiza en el centro de la ciudad, en el edificio que sirvió de sede al ayuntamiento municipal hasta 1981 y a la Casa de la Cultura hasta 1997.

Los trabajos de remodelación estuvieron a cargo del ingeniero Gerardo Gómez Dávalos. Quien visite este lugar podrá conocer a detalle cómo ha evolucionado nuestro Lábaro Patrio.


Museo a la Bandera en Iguala.


Fiestas, tradiciones y leyendas. En la actualidad, en el municipio de Iguala se celebran varias fiestas cívicas y religiosas. Entre las primeras destacan las siguientes:

  • 24 de febrero. Día de la Bandera. Feria Nacional de la Bandera (que comienza varios días antes). La feria se instaló por vez primera en 1953, y en 2003 se conmemoró su primer cincuentenario.
  • 2 de junio. Día en que Iguala recibió el título de ciudad, en 1835.
  • 13 al 16 de septiembre. Fiestas Patrias.

Entre las fiestas religiosas, las más señaladas son:

  • Semana Santa. Liturgia, procesiones y ceremonias.
  • 4 de octubre. Día del patrón de la ciudad: San Francisco de Asís. (El callejeo que el pueblo realizaba, acompañado de cohetes, música y danza, después fue desfile de artesanos y comerciantes. Con el tiempo y bajo el nombre de “Paseo de los locos” se tradujo en evento chusco que exhibe parodias políticas o censura algún escándalo social).
  • 1 y 2 de noviembre. Tumbas y ofrendas dedicadas a los fieles difuntos.
  • 12 de diciembre. Festejo a la Virgen de Guadalupe. Destacan las celebraciones en las colonias Guadalupe y Burócrata (en esta última en el lugar conocido como El Cerrito).
  • 15 al 24 de diciembre. Posadas. Suelen acompañarse con música de “chile frito”.

Además del Martes de Carnaval, con su colorido muy particular, y de la fiesta de toros (jaripeo), que se realiza lo mismo en lienzos específicos que en corrales rústicos, todavía queda la tradición de la “despedida de soltera”, que consiste en pasear por las principales calles de la ciudad a la muchacha que está próxima a casarse. Se le monta en un burro y es acompañada por amigas quienes danzan al ritmo de la música de viento. El grupo llega hasta la plaza de armas, y allí se “pide” que el matrimonio sea fértil. La fiesta culmina en casa de la festejada.

Muchas de las tradiciones igualtecas, como ocurre con las de otros lugares de Guerrero y del país, se han perdido, como consecuencia, sobre todo, de la invasión cultural. (Para quien quiera tener un acercamiento al tema se sugiere la lectura del apartado correspondiente en el libro de Román Juan Guadarrama Gómez; también es muy útil la obra Remembranzas históricas de Iguala y apuntes de su tradición, de la maestra Catalina Pastrana Vargas).

Entre las leyendas están la de la Boca del Diablo y la denominada sencillamente Leyenda de Iguala. La primera se formó en torno a un pozo que está en Puente Campuzano y que era utilizado, según se dice, para amedrentar y/o desaparecer delincuentes. La segunda tiene como protagonista a una serpiente que devoraba a los habitantes del valle.

Trajes típicos. No existe una vestimenta que sea típica de los habitantes del municipio. Lo común, en todo caso, es el uso de la camisa o la blusa de manga corta, dadas las altas temperaturas climáticas. En las comunidades rurales todavía se usan el sombrero calentano y los huaraches. Pocas son ya las mujeres que cubren su cabeza con algún rebozo.

Artesanías. Los artesanos dedicados al trabajo del oro cada vez son más reconocidos y admirados por sus productos. Realizan sus obras en talleres pequeños, montados en los domicilios particulares. El esfuerzo y la creatividad se traducen en verdaderas obras de arte que han merecido el aprecio nacional e internacional.

De hecho, existe toda una tradición joyera en la ciudad, que viene, por lo menos, desde los años 20 del siglo pasado, cuando en los tianguis de fin de semana, entre granos, frutas y otros artículos de primera necesidad, se expendían aretes, anillos, cadenas, pulseras, etcétera. Durante muchos años, la venta se hizo en sencillos puestos colocados sobre una de las banquetas que delimitan la parroquia de San Francisco; esto era explicable si se toma en cuenta la ubicación del antiguo Mercado Mercenario y del Mercado Municipal Adrián Castrejón, que lo sustituyó desde 1952: justo donde hoy están el Palacio del Ayuntamiento y la explanada del mismo.

Al entrar en funcionamiento el nuevo Mercado Municipal Adrián Castrejón, en 1978, los vendedores de alhajas también se mudaron hacia el mercado. Después construyeron establecimientos especiales o adaptaron otros. Su fama ha crecido y va en ascenso. Hoy Iguala es un centro joyero importante del país.

Manifestaciones artísticas. Todavía se conserva el gusto por las piezas que interpretan las bandas de música de viento, llamadas también de “chile frito”. Las forman los propios campesinos y participan en todo tipo de actividades: el festejo del santo patrono, las procesiones religiosas, los casamientos, los bautizos, los sepelios, etcétera. Interpretan música tradicional mexicana, aunque también forman parte de su repertorio algunos ritmos modernos.

Son ya pocas las comunidades que aún presentan algunas de las danzas tradicionales: Los Tlacololeros, Los Tecuanes, Las Tres Potencias y Los Moros; en lugares como Tuxpan y El Tomatal aún se baila la Danza del Jarro, durante los casamientos. Por desgracia, estas manifestaciones han ido perdiéndose; es una tendencia que parece irreversible.

Gastronomía. La cocina igualteca hace especialidades que son ya famosas: la carne de puerco con salsa de chile y ciruela, el chile con queso, los pichones, las huilotas en salsa de ajonjolí, la cochinita, el mole verde, el mole rojo, los tamales nejos y el pozole. Entre las bebidas típicas están el mezcal, el agua de tamarindo y la horchata.

Estructura política municipal. Presidente municipal, secretario municipal, secretario particular, dos síndicos, siete regidores de mayoría relativa y siete de representación proporcional.


Palacio Municipal de Iguala de la Independencia.

Reglamentos municipales. Bando de Policía y Buen Gobierno, Reglamento Interior del H. Ayuntamiento, Reglamento de Mercados, Reglamento de Limpia, Reglamento de Parques y Jardines, Reglamento de Salud, Reglamento de Programación y Presupuesto Municipal, Reglamento de Construcción, Reglamento de Zonificación del Pueblo Urbano Municipal.

Distritos Judicial y Electoral (Federal y Estatal). Pertenece al Distrito Judicial de Hidalgo, al 02 Distrito Electoral Federal y al XXI Distrito Electoral Estatal; los tres con cabecera en Iguala de la Independencia.

Cronología de presidentes municipales. Durante la segunda mitad del Siglo XX, y hasta 2005, los presidentes municipales de Iguala de la Independencia han sido:

Nombre

Periodo

  • Gilberto T. Mota Lazos

1951–1952

  • Rafael Urióstegui Bahena

1953–1954

  • Agustín Batalla Zepeda

1954–1954

  • Ignacio Gama Arredondo

1955–1956

  • Marcial Soto Noriega

1957–1959

  • Darío Arrieta Leyva

1960–1961

  • Israel H. Salmerón

1961–1962

  • Gilberto T. Mota Lazos

1963–1965

  • Librado S. García Vélez

1966–1968

  • Francisco Román Román

1969–1971

  • Samuel Pérez Alarcón

1971–1971

  • Antonio Jaimes Antúnez

1972–1974

  • Isaías Duarte Martínez

1975–1975

  • Saturnino Martínez Lugo

1975–1977

  • Juan Muñoz Garduño

1978–1980

  • Raymundo Román Noverón

1981–1983

  • Julio César Catalán Flores

1984–1986

  • Emilio Alonso Avilés

1987–1989

  • Felipe Cardona Marino

1990–1993

  • Juan Muñoz Caballero

1993–1993

  • José Luis Román Román

1993–1996

  • Lázaro Mazón Alonso

1996–1999

  • Juan Muñoz Caballero

1999–2002

  • Lázaro Mazón Alonso

2002–2005

  • Antonio Salvador Jaimes Herrera

2005–2008

  • Raúl Tovar Tavera, Julio Escalera Urióstegui

2009–2012


Cabecera municipal. Se localiza en la intersección del meridiano 99° 32’ 19’’ longitud oeste y paralelo 18° 20’ 58”; su altitud es de 720 msnm; se encuentra a 102 km de la capital del estado. Fundada por chontales en parte del espacio que hoy identificamos como valle de Iguala. La población era ya un asentamiento humano importante cuando la conocieron los españoles (posiblemente en 1519, aunque la conquista de la región tiene lugar poco después de la toma de Tenochtitlan, tal vez en 1522).

Durante el periodo colonial Iguala fue un centro comercial destacado; proveía de alimentos a quienes trabajaban en las minas de Taxco, además de suministrar los pastos necesarios a las recuas que transportaban la plata. Sin embargo, los hechos que le han dado presencia relevante en la historia de México son la proclama de Iturbide –conocida como Plan de Iguala– y la confección del primer Lábaro Patrio: la llamada Bandera de las Tres Garantías; con apego a ellos, es legítimo decir que Iguala es cuna de la Independencia y cuna también de la Bandera Nacional.


Centro de Iguala.

En 1826 el Gobierno del estado de México estableció ayuntamiento en Iguala, y el 2 de junio de 1835, por Decreto 482, fue elevada a la categoría de ciudad, se le llamó Ciudad de Iturbide. Conservó este título hasta el 30 de mayo de 1898, fecha en que adquiere su nombre vigente.

En 2000 censó 104 759 habitantes, de los cuales 49 675 son hombres y 55 084 mujeres. En  2005, la población fue de 110 390: 52 465 hombres y 57 925 mujeres.

El dinamismo de su economía la ha convertido, desde hace más de un siglo, en un polo de desarrollo sin el cual no sería posible entender las transformaciones de la propia región Norte y, aun, las de otras regiones de Guerrero. Iguala es, sobre todo, una ciudad de servicios, moderna, que crece y cambia aceleradamente.

En Iguala está la sede de los Servicios Educativos de la Región Norte. Son muchos los profesores que han hecho de la ciudad su lugar de residencia, trabajen o no en sus escuelas. Y el impacto es de tal magnitud que, en opinión del maestro Guillermo de la Cruz Issa (quien ha sido director de la Casa de la Cultura), “el sector educativo mueve la economía” de la cabecera municipal.

Iguala está comunicada con el país y el mundo a través de Internet. Además ha existido una línea de autobuses que ha dado servicio a Chicago, Illinois, EU.

Paralela a la celebración religiosa del 4 de octubre, desde hace ya diez años se realiza en la ciudad un Festival Franciscano, que es toda una jornada cultural que ofrece a la población y a los visitantes eventos artísticos diversos.

Comunidades que integran el municipio. En 2005, estaba integrado por 76 localidades. De éstas las más pobladas eran:

Nombre

 Total

Hombres

Mujeres

  • Iguala de la Independencia

110 390

52 465

57 925

  • Santa Teresa

2 575

1 199

1 376

  • Coacoyula de Álvarez

2 064

999

1 065

  • Tuxpan

1 732

819

913

  • Zacacoyuca

1 447

702

745

  • Metlapa

1 378

676

702

  • Colonia Grupo Colosio

855

430

425

  • El Naranjo

808

383

425

  • Tepochica

618

301

317

  • Colonia 15 de Septiembre

596

295

301

  • Colonia Rancho del Cura

562

269

293

  • Ahuehuepan

533

255

278

  • Colonia Francisco Villa

505

253

252

  • Ceja Blanca

500

244

256

Para mayor información, consultar el II Conteo de Población y Vivienda 2005.

(CCL)