Viernes  20 de septiembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Danza de Los Apaches
  • Con agua y flores, fragmento
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Tlacololeros
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Santuario en Olinalá
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Pescado a la talla
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Encomendero
  • Danza guerrerense
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4480479
HoyHoy601
AyerAyer1263
Esta semanaEsta semana5888
Este mesEste mes23004
TodosTodos4480479
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 49

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Franco Nájera, Evila

Profesora rural revolucionaria. Nació en Teloloapan el 30 de mayo de 1888; dejó de existir el 14 de marzo de 1989. Sus padres fueron Filomeno Franco Álvarez y Nicolasa Nájera Castrejón.

Cursó hasta el segundo año de primaria en Chilpancingo y terminó en la Escuela para Niñas en Teloloapan.

Fue escribiente en el ayuntamiento de la ciudad; después, empleada en casas comerciales, y decidió seguir la carrera magisterial.

Como secretaria en un bufete jurídico se dio cuenta de la desigualdad y la injusticia en contra de los pobres, a quienes ni siquiera se les oía y sólo sentenciaba. A los hombres apresados se les conducía, amarrados de los brazos, después de la leva, a Chilpancingo. El Diario del Hogar informaba que muchos presos guerrerenses eran destinados a San Juan de Ulúa, Valle Nacional, Sonora y Yucatán.

Muchos años dedicó al magisterio; su espíritu se nutrió del ideal vasconcelista: “Educar a todos los mexicanos para favorecer el nacionalismo, la libertad y la democracia. El maestro debía ser una especie de misionero redentor que abatiere la crueldad y la opresión, exaltando la formación de la conciencia y los valores espirituales”. Dondequiera que trabajó llevó a la práctica esos valiosos principios; convirtió en apostolado su misión educadora; fundó escuelas, entre ellas la Redención Proletaria, que aún funciona en Teloloapan.

Su vida se resume en cien años de plena y cabal inmersión en el proceso de autoconocimiento y transformación social.

Liberal, católica, revolucionaria, tuvo que vencer muchos prejuicios para asumir su papel de mujer por sí misma y no como complemento de alguien. En ella no hay abnegación ciega; tampoco expresa veneración obstinada hacia el hombre protector, guardián y dispensador de favores. Luchó constantemente para no dejarse arrastrar por el mito de que la mujer feliz es únicamente mujer de hogar.

La escuela fue su punto de apoyo; en ella trabajó para lograr la educación pública verdaderamente nacional, donde la población tuviera los mismos derechos y obligaciones. Hizo gestiones para la apertura de escuelas; demostró su rencor contra el elitismo y la explotación en la enseñanza, así se explica su amor por los indígenas, los campesinos y la doctrina zapatista.

Nunca manifestó afán de gloria, más bien comprendía el trabajo docente como factor de conciencia; sentía que también era explotada, juzgada y condenada por partida doble: como trabajadora y como mujer. No en vano recuerda las preguntas que le hicieron en el poblado indígena de Coatepec Costales, y más bien parecía censura: “¿Por qué vienes sola? ¿Tú no tienes hombre? ¿Por qué?” La respuesta implica dolor, pero es contundente, consciente, precisa, muy bien definida: “Porque sola soy”.

(FNC/UFEP)