Martes  15 de octubre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Danza de Los Apaches
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Tlacololeros
  • Con agua y flores, fragmento
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Santuario en Olinalá
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Encomendero
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Danza guerrerense
  • Pescado a la talla
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4514076
HoyHoy90
AyerAyer1768
Esta semanaEsta semana1858
Este mesEste mes20060
TodosTodos4514076
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
?
UNKNOWN
Usuarios conectados 24

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Arquitectura

En la década de los 40 del Siglo XX se asientan en Acapulco quienes por sus ideas modernas dentro de los diferentes movimientos arquitectónicos se les puede considerar como los pioneros de la arquitectura acapulqueña: Pedro Pellandini Cussi, Jorge Madrigal Solchaga, Joaquín Medina Romo y José Carlos Pedroza Aguayo. Ellos con su sensibilidad y formación nos dejaron un gran legado; por ejemplo don Pedro Pellandini, el hotel Riviera, el motel Acapulco y la residencia del expresidente don Emilio Portes Gil.

El arquitecto Jorge Madrigal Solchaga nos heredó el concepto de la Casa Acapulco, la idea de la residencia de vacaciones, integrando los espacios interiores con los exteriores; los cuerpos de agua, la vegetación, las rocas, los pergolados, la brisa y el sol son parte del vocabulario con el que resuelve la primera etapa del fraccionamiento Las Brisas y el hotel del mismo nombre; con esa solución tan especial, única a nivel mundial, donde aprovecha la topografía del sitio, generando privacidad y libertad de vista a la bahía de cada uno de los búngalos con terraza y alberca independiente.

Joaquín Medina Runo, quien a través del neocolonial y el art déco diseña con maestría la residencia de Maximino Ávila Camacho, en el islote de Caleta, el hotel Bahía y el edificio Pintos en la Plaza Álvarez.

El ingeniero arquitecto José Carlos Pedroza, con un funcionalismo bien estructurado, desarrolla obras importantes como la iglesia de Costa Azul, gran variedad de residencias y diferentes tipologías de edificaciones.

La Catedral de Acapulco, obra realizada de 1940 a 1958, con características formales por sus cúpulas y torres campanario, envueltas con azulejo de Talavera, tiene la influencia de la arquitectura bizantina.

La arquitectura denominada “del Pacífico” tiene su origen en Acapulco, donde con los materiales del sitio como la palapa, el adobe, el tabique y la madera se reinterpreta la arquitectura vernácula a escala monumental con espacios generosos y grandes cubiertas. Ejemplo de esta solución son la Casa Guinness y la de Los Helechos, de Marco Aldaco; el restaurante del Parque Papagayo, del arquitecto Jaime Crofton Yáñez, y la casa de Luis Miguel, obra del arquitecto José Rubén Ramos Osorio.

Singular es la arquitectura de Carlos Rojas Cañamar, quien en su calidad de creador conjuga las formas mediterráneas con la vernácula y genera una nueva idea en la composición de la Residencia Acapulco, con otros alcances, sumándole la nueva tecnología, con lo que ha desarrollado obras de gran valor, tanto en el fraccionamiento Las Brisascomo en Tres Vidas en la Playay otros sitios del puerto.

En los espacios de diversión, Acapulco le dio al mundo las discotecas, espacios y formas que se desarrollaron en la creatividad y sensibilidad del arquitecto Aurelio Muñoz Castillo, siendo el Armando’s L’Club y el Bocaccio las más importantes.

En el arte urbano es obra importante el rescate que se realizó de la llamada “Ventana ecológica” en la playa de Hornos, abriendo la vista panorámica a la bahía de Acapulco, trabajo concebido por el arquitecto Juan Farill Herrera. Otra obra de arquitectura del paisaje es el excelente paseo en La Quebrada, conocido como la Vereda Tropical, del arquitecto Rafael Trani Cabrera.

El Centro Internacional Acapulco de Cultura y Convenciones, con su jardín arqueológico, diseñado por Carlos Pellicer, y su conjunto arquitectónico: teatro, cines, salas de conferencias, restaurantes, plazoletas, etc., obra arquitectónica egregia del Siglo XX concebida por los arquitectos Enrique García Formentí, Jaime Nenclares y Alberto González Pozo.

Centro Internacional Acapulco, obra arquitectónica egregia del siglo XX.

En los albores del Siglo XXI, la arquitectura de Acapulco sigue motivando la sensibilidad del arquitecto, y una obra representativa por la excelencia en su diseño y la utilización del material, el cemento blanco de alta resistencia, mezclado con mármol blanco martelinado, es la edificación del Corporativo de la Yoli, en la Costera Miguel Alemán, que con su escala monumental inicia una nueva manera de percibir las formas arquitectónicas en la fisonomía de la ciudad.

Este proyecto, que realizó el arquitecto Francisco Serrano, con la colaboración de la arquitecta Susana García y su hijo Pablo Serrano ganó la Bienal de Oro de la Arquitectura Mexicana de 2002.

En la zona conocida como Punta Diamante, al poniente del puerto, son interesantes dos obras de vanguardia como los proyectos del Condominio Kalikosmia, construyéndose con el sistema estructural denominado Fractal, obra del arquitecto Juan José Díaz Infante, y el Foro Imperial, un espacio dinámico para espectáculos con diversas capacidades del aforo, desde 2740 a 4800 espectadores; su imagen, tanto en el interior como en el exterior, será cambiante de acuerdo al evento que se presente. Esta obra está en el Boulevard de las Naciones y fue diseñada por el arquitecto José de Arimatea Moyao López.

Condominio Kalikosmia, basado en el sistema estructural denominado fractal.

En Costa Grande, Tecpan tiene en su iglesia principal una obra arquitectónica de gran significado, resuelta a base de paraboloides hiperbólicos que la hacen un espacio de misticismo religioso; fue concebida por el arquitecto Horacio García Martínez y calculada por el arquitecto Félix Candela. En la zona de Ixtapa–Zihuatanejo sobresale el hotel Camino Real con su forma escalonada, integrada a La montaña, concebida por el arquitecto Ricardo Legorreta.

En el centro del estado, en Chilapa, destaca su iglesia con características góticas; sus torres, campanarios, arbotantes y pináculos, vanos romboidales y trapezoidales, sus vitrales y el concreto aparente le da carácter y significado a la ciudad; proyecto realizado por el arquitecto Federico Mariscal. También hay que resaltar la revitalización urbana realizada por los arquitectos Héctor y Eduardo Coss.

Catedral de Chilapa: iglesia con características góticas, por sus torres, campanarios, arbotantes y pináculos, vanos romboidales y trapezoidales; sus vitrales y el concreto aparente le da carácter y significado a la ciudad.

Chilpancingo, capital del estado, ha ido definiendo su concepto de ciudad administrativa, de educación y cultura; y con esta idea ha sufrido una metamorfosis tanto urbana como arquitectónica de gran significado. Primero, en la década de los 80, revitalizando el corazón de la ciudad, la plaza principal, donde se mezclan lo político, lo social y cultural con lo religioso, y la sociedad civil se manifiesta; se modernizaron los edificios significativos como el Palacio de Gobierno (hoy Palacio de Cultura Ignacio Manuel Altamirano) con una arquitectura postmodernista que hace una dialéctica formal con el palacio municipal concebido por los arquitectos Eduardo y Héctor Coss, y el Museo Regional, testigo del neoclásico porfirista, con sus murales que sintetizan la historia del estado (v. Museos).

En el sexenio del gobernador del estado, René Juárez Cisneros, previniendo la dinámica de crecimiento del asentamiento, a través de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas que encabeza el arquitecto Juan Farill Herrera se ha desarrollado el concepto urbano arquitectónico de la ciudad de los servicios, en la columna vertebral que es el río Huacapa, al sur de la ciudad, con lo que se da paso a la desconcentración de diversas dependencias estatales y se equilibra el funcionamiento del centro actual, que se ha transformado en espacio social–cultural.

Esta nueva ciudad de los servicios, en su ”eje regente”, el río Huacapa, tiene en la parte central, como elemento detonador de equilibrio y control de desarrollo, el Palacio de Gobierno; como tensores en los extremos, en el oriente parques recreativos y al poniente el Tribunal Superior de Justicia y el Consejo Estatal Electoral, y envolviendo al Palacio de Gobierno el Hospital del Niño y la Madre, el Zoológico, la comunidad escolar, centro de rehabilitación, centro de artes y cultura, el Tribunal Estatal Electoral, Central de Emergencias Urbanas (Bomberos, Protección Civil, Cruz Roja), Servicio Médico Forense, Policía Ministerial, Tribunal Superior de Justicia, todo conectado al viaducto Ruffo Figueroa. En este desarrollo, que es un detonador de la dignificación y mejor calidad de nuestra ciudad capital, han participado también los arquitectos Fernando Figueroa, Ramón Sotres y José Rubén Ramos Osorio. Es un proyecto muy avanzado que le confiere a Chilpancingo la imagen urbana de una ciudad del Siglo XXI.

En otras regiones de nuestro estado es importante asentar los espacios religiosos que con sus características formales arquitectónicas se identifican con algunas ciudades, como Ciudad Altamirano, con su catedral; o la iglesia de Arcelia; Igualapa tiene una iglesia bien diseñada, y en Ometepec resalta su arquitectura vernácula, la plaza principal con su kiosco diseñado por el arquitecto Rafael Trani, y la Unidad Deportiva, que es un espacio importante de la actividad físico–atlética.

La arquitectura en Guerrero, parafraseando al egregio poeta Octavio Paz, “es un mudo testigo de la grandeza del arquitecto guerrerense, que compone sus formas y espacios bajo el sol”.

(RFR/APP)