Miércoles  21 de agosto de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Encomendero
  • Tlacololeros
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Danza de Los Apaches
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Con agua y flores, fragmento
  • Pescado a la talla
  • Danza guerrerense
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Santuario en Olinalá
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4447741
HoyHoy848
AyerAyer937
Esta semanaEsta semana2687
Este mesEste mes16427
TodosTodos4447741
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 21

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Arquitectura

Para el Siglo XIV se encontraban ya asentados en el territorio diversos pueblos con sus características culturales propias, conviviendo de manera pacífica y otros en constantes conflictos bélicos; entre los más importantes estaban los purépechas, cuitlaltecas, ocuiltecas y matlatzingos, en la Tierra Caliente; los chontales, mazatlecos y tlahuicas, en la sierra norte; los coixcas y tepuztecos, en los valles centrales; los tlapanecos y los mixtecos, en La Montaña; los yopes, mixtecos y amuzgos, en la Costa Chica, y los tolimecas, chubias, pantecas y cuitlaltecas, en la Costa Grande. Destacan muestras de arquitectura prehispánica los sitios arqueológicos siguientes:


Sitio

Municipio

Cultura

Temporalidad

Abierto al Público

Observaciones

Soledad de Maciel

Petatlán

Olmeca, teotihuacana, tolteca y cuitlateca

1000 a. C. a
521 d. C.

No

El sitio arqueológico más importante de la Costa Grande. Posiblemente se trate del asentamiento llamado Xiuacan.

Tehuacalco

Chilpancingo de los Bravo

Tolteca y yope

600 a. C. a
1521 d. C.

Primer sitio excavado del antiguo territorio del Yopitzingo.

Oztuma

Canuto A. Neri

Chontal y azteca

1300 a 1519  d. C.

No

Fortaleza mexica para hacer frente al avance chontal

Pezuapan

Chilpancingo de los Bravo

Tolteca

950 a 1350    d. C.

No

Sitio arqueológico emplazado en un largo corredor para aprovechar las rutas comerciales prehispánicas

Teopantecuanitlán

Copalillo

Olmeca

600 a. C. a
600 d. C.

El más importante sitio con vestigios de la cultura olmeca en Guerrero

Piedra Labrada

Ometepec

Zapoteca

200 a 900      d. C.

No

El mayor sitio arqueológico de la Costa Chica, que destaca por tener más de 5 juegos de pelota y escultura mayor diseminada en el lugar

Contlalco

Tlapa de Comonfort

Teotihuacana, tolteca y tlapaneca

200 a 1521    d. C

No

Sitio localizado dentro de la ciudad de Tlapa de Comonfort, que llegó a conquistar muchos pueblos de La Montaña y la región Centro

Huamuxtitlán

Tlapa de Comonfort

Tlapaneca y azteca

1200 a 1521  d. C.

Asentamiento de tlapanecos que comerciaban con mixtecos y que posteriormente fue punto de control de los mexicas.

Ixcateopan

Ixcateopan de Cuauhtémoc

Chontal y azteca

1350 a 1521  d. C.

Punto de control de los mexicas


La Arquitectura durante el Virreinato.

La presencia de los españoles en el Siglo XVI incorpora cambios violentos a partir de la destrucción de templos y palacios indígenas como edificios emblemáticos de las culturas existentes, sustituyéndolos por iglesias, conventos, atrios, plazas y catedrales de claro estilo europeo, utilizando mano de obra indígena.

 

Las primeras manifestaciones arquitectónicas de los conventos que fundaron los frailes agustinos en el año 1532, tenían una nave rasa en su emplazamiento, con muros de carga construidos con adobe o piedra; fueron evolucionando y comienzaron a desarrollar elementos constructivos como las torres, que se alzan esbeltas y majestuosas, así como las cúpulas, presentes en casi todos los templos.

Las nuevas ciudades eran edificadas bajo el mandato de los reyes españoles y con los mismos cánones, sin tomar en cuenta las características del lugar; el trazo reticular de sus calles, con numerosas plazas y monumentos; y al ser la iglesia el edificio más importante y representativo de la religión católica se colocaba al centro de la ciudad, dándole jerarquía con respecto a las demás edificaciones; con el tiempo la plaza principal se convirtió en el centro de las actividades de las comunidades, con edificaciones de gobierno, comercio, reunión y la iglesia con su atrio en primer plano.

Se menciona como primera etapa del desarrollo histórico la presencia misionera en la región de La Montaña guerrerense, con algunas capillas en comunidades de esta misma región y oriente del estado, destacando la capilla abierta en la comunidad de Paso Morelos, actualmente en pie, como ejemplo de las manifestaciones originales y que se modificaron posteriormente, la fundación del primer Convento en Chilapa y una Pila Bautismal (ésta actualmente en pie), en 1533, por los agustinos fray Jerónimo de San Esteban y fray Agustín de la Coruña, provenientes del convento de Ocuituco, en el actual estado de Morelos.

A partir de esta fundación se logra consolidar la organización del servicio religioso y se amplía la cobertura a los poblados de Atlixtac, Tlapa, Alcozauca, Huamuxtitlán, Xochihuehuetlán, Totomistlahuaca, Quechultenango, Zitlala y Tepecoacuilco, en donde se fundan otros conventos, actualmente desaparecidos, salvo los de Tlapa, Tepecoacuilco y Zitlala, parcialmente en pie.

Estas primeras manifestaciones tenían una nave rasa en su emplazamiento, con muros de carga construidos con adobe o piedra –que en algunos casos agregan una torre elemental al costado– y cubierta de madera y pajón, o, en el mejor de los casos, techumbre de piedra en forma de bóveda. Evolucionan y se comienzan a desarrollar elementos constructivos como las torres, que se alzan esbeltas y majestuosas, así como las cúpulas, presentes en casi todos los templos, sostenidas generalmente por una base ortogonal, que ya cuentan con una fortificada nave, con cabecera poligonal, bóvedas de crucería o de cañón y un tratamiento exterior de gran sobriedad, con muros desnudos y remates almenados, todos estos con variantes según las órdenes religiosas, como los franciscanos, los agustinos, etc.

En los siglos XVI y XVII, en las regiones de Tierra Caliente y Costa Grande, se introduce la misión agustina a través de la provincia de San Nicolás Tolentino, proveniente del actual estado de Michoacán, y auspiciados en 1532 por el llamado Apóstol de Tierra Caliente, fray Juan Bautista Moya, donde se fundan varias poblaciones y con ellas algunos inmuebles religiosos como el Convento de Cutzamala de Pinzón y el de Ciudad Altamirano (éste último actualmente desaparecido), las capillas de San José Poliutla, San Miguel Totolapan, San Cristóbal, Zirándaro, Almoloya y, con un grado de alteración mayor, las iglesias de Ajuchitlán, Tlapehuala, Arcelia y Tlalchapa.

A su vez, ubicados en la zona Norte, parte del Centro, Tierra Caliente y costa de Acapulco se percibe la presencia de la misiones franciscanas provenientes de la cabecera de Cuernavaca y muy probablemente de los estados de México y Puebla, dando lugar a obras importantes en Taxco, Ixcateopan, Tetipac, San Simón Oztuma, Tetela del Rio, Tlamacazapa, Acuitlapán, Pilcaya, Zitlala, Tlalcozotitlán, Dos Arroyos y Acapulco, entre otros.

Para identificar cronológicamente los inmuebles podemos distinguir que en los siglos XVI y XVII se perciben en cierto grado los estilos manieristas, mudéjar y, en menor grado, el plateresco, como los casos de San José Poliutla, Paso Morelos, San Agustín de Tlapa, Cutzamala de Pinzón, Ixcateopan, Pilcaya, y Tetela del Río. Durante el Siglo XVIII, el estilo barroco ha sido el más importante y de mayor significación, representado por la parroquia de Santa Prisca en la ciudad de Taxco de Alarcón, la parroquia de la Asunción en Cutzamala de Pinzón, la iglesia de San Martín de Tours en Tixtla, entre otros.

El Castillo, en Teloloapan.

Las iglesias no se edificaban solas, sino con sus servicios y complementos; así pues, durante el Siglo XVII tienen su auge las iglesias conventuales y monasterios, construidos, según las instrucciones españolas, de nave única con una fachada lateral siguiendo la dirección de la calle, y con un atrio ancho.

Una de las ciudades más representativas de la arquitectura colonial en el estado de Guerrero es la ciudad de Taxco de Alarcón, con una variante en su traza de plato roto, por la topografía serrana que es característica del estado, y su iglesia de Santa Prisca y San Sebastián, una de las joyas del barroco–churrigueresco hispanoamericano del Siglo XVIII, que hasta la fecha no ha sufrido alteración sustancial dentro de su estructura formal de origen, lo que la coloca como un inmueble histórico único en el estado y el país.