Miércoles  18 de septiembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Danza guerrerense
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Pescado a la talla
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Encomendero
  • Tlacololeros
  • Con agua y flores, fragmento
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Santuario en Olinalá
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Danza de Los Apaches
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Zona arqueológica Tehuacalco
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4477343
HoyHoy128
AyerAyer1354
Esta semanaEsta semana2752
Este mesEste mes19868
TodosTodos4477343
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 20

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Arqueología

Zonas arqueológicas abiertas al público.

Como ejemplos de la arquitectura prehispánica en el estado de Guerrero existen ocho zonas arqueológicas que pueden ser visitadas por el público en general. En ellas se han practicado diversas excavaciones desde hace unos 30, 20 y 10 años por parte de varios investigadores.

Ixcateopan.

Se encuentra en la cabecera municipal de Ixcateopan de Cuauhtémoc y fue excavada por Juan Yadeun en 1976, participando en años posteriores Guadalupe Martínez Donjuán, Alejandro Pastrana y José Hernández.

Su nombre, que significa “en el templo del algodón”, fue un centro ceremonial–administrativo que contenía construcciones dedicadas a ceremonias religiosas y actividades administrativas, además de ser un lugar donde se elaboraban diversos productos para el comercio como las prendas de algodón.

Las construcciones correspondientes a la última época de ocupación prehispánica se ubican entre los años 1450 y 1521. Esto significa que cuando ocurrió la conquista de México–Tenochtitlan, Ixcateopan era una población importante que cumplía con sus funciones de centro recolector de tributos que dependía de Tepecoacuilco, cuyos bienes finalmente se trasladarían al centro de México.

La zona arqueológica, explorada parcialmente en una extensión aproximada de una hectárea, muestra algunos de los vestigios de estructuras arquitectónicas que fueron habitadas por la clase noble, seguramente de un sector de la clase que gobernaba Ixcateopan con el apoyo del tlatoani de México–Tenochtitlan alrededor de 1521.

Zona arqueológica de Ixcateopan.

Xochipala

Conocida también como La Organera–Xochipala, se localiza junto al pueblo de Xochipala, en el municipio de Eduardo Neri. Los primeros trabajos de exploración se hicieron por parte de Paul Schmidt en 1975 y 1978, y posteriormente por Ana María Pelz, Guadalupe Martínez Donjuán y Rosa Reyna Robles, quien se hizo cargo de la zona desde 1990.

El nombre nahua de Xochipala, que significa “la flor que pinta de rojo”, fue un asentamiento que estuvo habitado principalmente entre los años 200 y 1100 d. C. De características monumentales, fue un centro ceremonial representativo de la cultura Mezcala, del que se distinguen sus columnas de piedra, sus clavos arquitectónicos y sus figurillas denominadas estilo Xochipala. Por el momento no se puede asignar el nombre de la cultura asentada en la región; sin embargo, sus características materiales y su persistencia en el tiempo la señalan como parte de una cultura local, es decir, propia de las regiones Centro y Norte de Guerrero.

Xochipala forma parte de una amplia región cultural que se distribuye desde el sur del estado de México hasta la parte central de Guerrero, cuyos sitios presentan además la técnica lapidaria de figurillas Mezcala cuya tradición empezó desde antes de Cristo y se continuó hasta tiempos mexicas.

La Organera en Xochipala.

Teopantecuanitlán.

El nombre de la zona arqueológica, que fue asignado por los lugareños, significa “en el templo de los jaguares” y se localiza en el municipio de Copalillo. A raíz de una denuncia de saqueo en 1983, se tuvo conocimiento del lugar, y desde esa fecha ha estado a cargo Guadalupe Martínez Donjuán. Otros investigadores que han trabajado en la zona o con materiales procedentes de ella han sido Zaid Lagunas, Rosa Reyna, Lorena Gámez y Alejandro Martínez Muriel.

Se trata de un gran centro ceremonial compuesto por numerosas estructuras piramidales, plazas, juegos de pelota y tumbas de bóveda falsa, cuya arquitectura y cerámica corresponden a la cultura olmeca.

Su gran extensión, de más de 200 hectáreas, señala la existencia de un asentamiento de suma importancia para su época y uno de los principales centros urbanos para las regiones Centro, Norte y La Montaña durante el año 500 a. C., aproximadamente.

Grabado en piedra de Teopantecuanitlán.

Huamuxtitlán.

Se trata de una estructura piramidal excavada por Guadalupe Martínez Donjuán entre 1979 y 1981, que data del periodo Postclásico, entre los años 1200 y 1500 d. C.

El nombre de Huamuxtitlán, que significa “junto a los guamúchiles”, seguramente era el nombre original del asentamiento prehispánico cuya arquitectura es similar a las de la cultura nahua de la Cuenca de México de tiempos mexicas.

El basamento o estructura piramidal, compuesto por cuatro cuerpos escalonados de 26 por 21.50 metros en planta y seis m alto, contenía un entierro y una ofrenda. En el entierro se encontraron los huesos de las manos, los pies y la cabeza de un personaje masculino adulto, asociado a un cuchillo de pedernal y una cuenta de jade, en tanto que la ofrenda presentó 23 cuchillos de pedernal, siete cuentas de jade, un recipiente de barro, posiblemente copal y restos óseos de animal.