Viernes  28 de abril de 2017.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Danza guerrerense
  • Danza de Los Apaches
  • Tlacololeros
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Encomendero
  • Pescado a la talla
  • Santuario en Olinalá
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Con agua y flores, fragmento
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Zona arqueológica Tehuacalco
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
3269279
HoyHoy579
AyerAyer2799
Esta semanaEsta semana14943
Este mesEste mes58116
TodosTodos3269279
Día más visitado 05-03-2016 : 7883
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 62

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

China Poblana, La

Por la leyenda sabemos que, mucho antes de ser poblana, fue acapulqueña.

Se sabe con certeza que había una Feria Anual del Pacífico, y que en 1624 ancló en las hermosas y mansas aguas del Puerto de Acapulco una nao que procedía de Manila con cargamento de productos exóticos muy demandados en los mercados de la Nueva España. De la misma, bajó a tierra una bella esclava oriental llamada Mirrha, cuyo nombre significaba amargura, causando, con su impactante belleza, el asombro general; más tarde se supo que la hermosa oriental, de apenas dieciocho años de edad, provenía de cuna real y que su llegada a las playas de Acapulco se debió a la profecía de que en el lugar opuesto al Oriente sería bienaventurada.

En Delhi, capital del Gran Mongol, Mirrha vio la primera luz en 1606; se dice que de regreso a Manila la nao donde ella viajaba fue interceptada y saqueada por un buque corsario y tomada como trofeo complementario; la vendieron a un navegante y comerciante portugués que cubría la ruta a Acapulco y que por extraña coincidencia la trajo de nuevo a estas tierras.

El capitán de las fuerzas virreinales, don Miguel de Sosa, estaba adscrito a la ciudad de Puebla; en Acapulco disfrutaba la Feria del Pacífico, llegó a sus oídos la conmovedora historia de la bella oriental, entusiasmado, la compró al comerciante lusitano; la condujo, entre los allí presentes, para hacerles del conocimiento que por el solo hecho de pisar estas tierras adquiría su libertad. La llevó a Puebla y la leyenda creció hasta llegar a nosotros.

Es oportuno destacar su vestido: ancha falda carmesí, camisa blanca escotada y un rojo listón de seda que ceñía sus gruesas trenzas; llevaba adornos de chaquira. En los atuendos actuales impera el tono rojo para la falda y la blusa.

 (JMLV/JAL)