Centro de Estudios Superiores del Valle de Iguala (CESVI)

Institución privada de educación superior creada en 1993 por iniciativa del licenciado Carlos Ulises Acosta Víquez.

En su etapa inicial el CESVI sólo ofrecía la Licenciatura en Derecho, sin contar con el reconocimiento de validez oficial de estudios, el cual consiguió hasta el 6 de junio de 1997; después obtuvo los reconocimientos de las Licenciaturas en Contaduría y en Administración, que se lograron el 19 de mayo del mismo año.

En 2001, el CESVI agregó a su oferta educativa el bachillerato y las Licenciaturas en Diseño Gráfico y Psicología, entrando a una etapa de consolidación que lo convierte en una de las mejores opciones de educación superior en la región Norte del estado de Guerrero.

Como consecuencia del incremento paulatino de la matrícula y de la diversidad en su oferta educativa y mejoramiento de sus servicios y las condiciones que optimizan el proceso de enseñanza–aprendizaje, el CESVI cambia de domicilio, iniciando en un espacio prestado en la Escuela Preparatoria por Cooperación 24 de Febrero pasa a las calles Zaragoza número 101 y Miguel Hidalgo número 7, hasta llegar a las mejores instalaciones con que ha contado en su aún breve historia, ubicadas en la calle Emiliano Zapata número 25, en el centro de Iguala.

 
Instalaciones del CESVI en Iguala.

El licenciado Carlos Ulises Acosta Víquez, además de fundador del CESVI fue su primer director general hasta 1999, en que pasó a ocupar el recién creado cargo de rector de la institución, dejando la Dirección General en manos del licenciado Carlos Cayetano Acosta-Víquez Ortiz, quien la conserva hasta la fecha (2009).

Además de la actividad académica que beneficia a una matrícula superior a los 500 estudiantes el CESVI promueve y realiza encuentros universitarios, eventos artísticos y deportivos y ciclos de conferencias a los que han asistido personajes de la vida nacional, destacando los licenciados Porfirio Muñoz Ledo, José Antonio Lozano Gracia, Gustavo Rentería y el fallecido Ignacio Burgoa Orihuela, quien además legó al CESVI el lema que lo guía: “Saber para ser libres”.

(JCLU)