Jueves  14 de diciembre de 2017.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Pescado a la talla
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Encomendero
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Danza de Los Apaches
  • Santuario en Olinalá
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Danza guerrerense
  • Tlacololeros
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Con agua y flores, fragmento
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Ofrenda de Día de Muertos
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
3668466
HoyHoy528
AyerAyer1477
Esta semanaEsta semana4811
Este mesEste mes19449
TodosTodos3668466
Día más visitado 05-03-2017 : 4625
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 88

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Colores y símbolos nacionales, Los

(Tradiciones purépecha y azteca). En el año de 850 Tariácuri gobernaba al pueblo purépecha, asentado en dos capitales: Tzinzuntzan y Pátzcuaro, en lo que es hoy el Estado de Michoacán. El monarca tenía un hijo y dos sobrinos: Hirepan, Hiquíngari y Tanganxhuan, respectivamente.

En 1325, cuando los aztecas aún peregrinaban por la cuenca de México, vieron en el centro de la gran laguna el símbolo que su dios Huitzilopochtli les había señalado: “...un islote donde una águila sobre un nopal devore una serpiente...” Allí se instalaron ese mismo día e iniciaron la construcción de la Gran Ciudad de México–Tenochtitlan, centro del señorío más importante de Mesoamérica.

Al morir el gobernante, Hirepan reunió a sus primos para iniciar la conquista de Coyucan (Coyuca de Catalán), llegaron a Zacatula y continuaron hasta Coahuayutla, y por el filo de la cordillera lograron conquistar varios pueblos antes de llegar a Mexiquito, Municipio de Zirándaro, en la región Tierra Caliente. Allí recibieron, como obsequio del gobernante del lugar, una jícara llena de diamantes pulidos y fueron conducidos a Coyucan a través del río Xhiguaquio (“lugar rayado de varios colores”). En el camino notaron que el río brillaba debido a la gran cantidad de oro que había en las arenas, y lo nombraron Tiripit Yurecua, o río de Oro, como se conoce hoy en día.

Al anochecer, al llegar a Pandacuareo, los señores purépechas fueron instalados en el templo principal, construido sobre el cerro de la Piedra Imán. El sacerdote mayor dio la bienvenida a los recién llegados y solemnemente les dijo: “Tú, Hirepan, eres rey de Coyucan; nuestro padre el sol te guarde. Tú, Hiquíngari, eres rey de Pátzcuaro; guárdete nuestra madre la luna. Para ti, padre del magnífico monarca, adornado de flores, a ti envía la grandiosa Cuerápperi el cetro universal”, y, según cuenta la tradición purépecha, amaneció en el momento en que el gran sacerdote abrió la mano y la flecha sagrada que empuñaba no cayó al suelo; recorrió por sí sola el espacio y fue a clavarse donde estaba recargado el tercer monarca.

Después de esa ceremonia de la división de dominios, los purépechas entraron a Coyucan para establecer la Confederación de los Tres Señoríos y elegir sus emblemas: Tanganxhuan, gobernante de Tzinzuntzan, escogió el colibrí verde; Hiquíngari, de Pátzcuaro, las gaviotas blancas; Hirepan, de Coyucan, seleccionó las guacamayas rojas.

Cuatrocientos setenta y cinco años después, en 1325, cuando los aztecas (venidos de Aztlán: “lugar de las siete cuevas”) aún peregrinaban por la cuenca de México, vieron en el centro de la gran laguna el símbolo que su dios Huitzilopochtli les había señalado: “...un islote donde una águila sobre un nopal devore una serpiente...” Allí se instalaron ese mismo día e iniciaron la construcción de la Gran Ciudad de México–Tenochtitlan, centro del señorío más importante de Mesoamérica. A partir de aquel entonces, los aztecas cambiaron su nombre por el de mexicas.

Con esos elementos se integró la Bandera de México.

(ETA)