Lunes  19 de agosto de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Danza de Los Apaches
  • Danza guerrerense
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Tlacololeros
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Con agua y flores, fragmento
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Santuario en Olinalá
  • Pescado a la talla
  • Encomendero
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4445093
HoyHoy39
AyerAyer718
Esta semanaEsta semana39
Este mesEste mes13779
TodosTodos4445093
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 35

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Antropología

La curiosidad antropológica que inspiraba el occidente de México motivó, a fines de septiembre de 1946, la realización de la IV Mesa Redonda de Antropología, que en esta ocasión se dedicara a los aspectos históricos y antropológicos de esa gran región del país, dentro de cuya área se consideraba a los estados de Guerrero, Michoacán, Nayarit, Jalisco y Colima.

El evento, organizado por la Sociedad Mexicana de Antropología, tuvo como sede la Ciudad de México y reunió un buen número de especialistas de los diversos aspectos históricos y antropológicos de esas entidades. Previamente, y con el fin de obtener información para dicha reunión, tanto Weitlaner como Pedro Armillas habían realizado, cada uno por su lado, “expediciones por el occidente de Guerrero” en 1944. Weitlaner se hizo acompañar por Robert H. Barlow y Armillas por Ignacio Bernal y Pedro H. Hendrichs. En realidad estos investigadores regresaban a Guerrero una vez más, como hemos reseñado en páginas anteriores. Armillas ya había realizado en 1942 un levantamiento topográfico en Oztuma, lugar de la fortaleza militar azteca, situado en el municipio de Teloloapan, por lo cual es considerado también como un pionero del conocimiento arqueológico del estado de Guerrero. El grupo de Armillas realizó un recorrido a caballo a lo largo del río Balsas hasta su desembocadura, desde Arcelia a Tetela del Río, Santo Tomás, San Miguel Totolapan, Ajuchitlán, Coyuca de Catalán, Los Placeres, Zirándaro, San Jerónimo, la Hacienda de las Balsas, una fracción de Michoacán con Angamio, Churumuco, Pizandarán, Rancho del Limón, Petacalco, el delta del Balsas, Zacatula, Coyuquilla, La Unión y Zihuatanejo.

Después, en vehículo automotor, el grupo recorrió la Costa Grande hasta llegar a Acapulco. La cabalgata del Weitlaner, según su propio mapa de la expedición, partió de la estación ferroviaria de Balsas hacia Coyuca de Benítez y llegó a Tlacotepec, El Naranjo, Huerta Vieja, Corral de Piedra, Yeztla, Izotepec, Pueblo Viejo I, Xaleaca, Santa Bárbara, San Cristóbal, Ceutla, Tepetixtla, Pueblo Viejo II, Tixtlancingo, Coyuca de Benítez, y retornó hacia el norte por Camotal, El Frío, Pandoloma, Otatlán, Pueblo Viejo III, Plan de Plátanos, Tehuehuetla, Totolapan y Ajuchitlán.

Cráneo con incrustaciones de turquesa.

Las expectativas fueron generosamente satisfechas y también plenas de sugerentes incógnitas; además de visitar las poblaciones y describir los paisajes de los tramos del camino, puntualizar cartográficamente los sitios arqueológicos y recabar las muestras de ellos, todas sus observaciones estuvieron listas para ser resumidas en las intervenciones de esos investigadores. Así, en el evento, sobresalieron las aportaciones referidas al estado de Guerrero, todas reunidas en un volumen: “Somatología de la población de Guerrero”, de Javier Romero; “Arqueología del occidente de Guerrero” y “Arqueología central, occidental y de Guerrero. Provincias arqueológicas”, de Pedro Armillas; “Exploración arqueológica en Guerrero”, de R.J. Weitlaner; “Tipología de la industria de piedra tallada y pulida de la cuenca del Río Mezcala”, de Miguel Covarrubias; “Tres complejos de cerámica del norte del Río Balsas”, de Robert H. Barlow; “Ceramic Stratigraphy at Acapulco, Guerrero”, de Gordon F. Ekholm; “Breve noticia sobre Oztotitlán [Teloloapan], Guerrero”, de Hugo Moedano Koer; “An Archaelogical Survey of de Region about Teloloapan, Guerrero”, de Robert H. Lister; “Situación lingüística del estado de Guerrero”, y “Etnografía del estado de Guerrero”, de R. J. Weitlaner, y “Apuntes para la historia antigua de Guerrero (Provincias de Tepequacuilco y Cihuatlán)”, de Robert H. Barlow. La IV Reunión de Mesa Redonda. El Occidente de México, se editó en 1948.

Otra obra importante de consulta complementaria, pero indispensable para la antropología del estado de Guerrero, fue la aparecida en 1949, Guerrero económico, de Moisés T. de la Peña. El estudio fue una encomienda del gobierno estatal a un equipo especializado que ya había demostrado su probidad en estudios similares en otras entidades del país.

El estudio se compendió en dos tomos y más de 1200 páginas; en el primer tomo el autor incluyó el medio físico, el medio social, la propiedad territorial, las comunicaciones y la ganadería; el segundo se abocó a la silvicultura y la pesca, la agricultura, la industria y el crédito, el comercio y el turismo y la hacienda pública.

Aunque realizada por un grupo de técnicos economistas e ingenieros, la investigación comprendía un número considerable de observaciones de carácter social y sociocultural acotadas en el discurso objetivo de una realidad de hechos, carencias y potencialidades. En todos los recorridos realizados por este equipo dirigido por De la Peña, a través de todas las regiones del estado, resaltan las observaciones sobre el aspecto humano del paisaje, unas veces hostil: “Xicayán fue para la Comisión Técnica el prototipo de la miseria, de la desconfianza y falta de cooperación del indio esquilmado, humillado y embrutecido por la ignorancia, el desamparo y el aislamiento...” (I:126), paradójicamente deprimentes, en un contexto de exhuberancia selvática: “Casi desde medio camino de Ometepec... se ve Xochistlahuaca... perdida la mayoría de las casas entre frondosas huertas de mameyes, zapotes, mangos, naranjos, plátanos y otras especies...” (I:94), o de floresta promisoria: “... tiene aquí Guerrero el mejor cielo, o el menos malo, que de poco sirve. Hay fracciones de las cimas de las montañas con ricos bosques de coníferas inaccesibles económicamente...” (I:117).

Además de este tipo de apuntamientos hay en este estudio todo un subcapítulo dedicado a la población indígena, tratada con cierta objetividad, considerando el punto de vista de los economistas e ingenieros no muy avezados en el juicio antropológico. Al final de la obra aparecen como conclusiones 95 sugerencias cuya intención es la de lograr un bienestar económico y social más solvente en toda la entidad. El prólogo fue realizado por el general Baltasar R. Leyva Mancilla, gobernador del estado, a cien años de la consolidación autónoma del mismo, para integrarse al régimen republicano de los Estados Unidos Mexicanos.

Benjamín Retchkiman K., uno de los integrantes de la comisión técnica que realizó la investigación anterior, publicó por su parte y casi en forma simultánea un estudio referido concretamente a los municipios costeros del estado. Con el mismo enfoque economicista trató la geografía, la demografía, los recursos naturales y la situación social de las 21 municipalidades ligadas geográfica e históricamente al litoral del Pacífico. El libro, denominado Recursos y problemas económicos de la costa de Guerrero, ha servido también como obra de consulta complementaria en las pesquisas sociales y antropológicas sobre esta parte de la entidad.

Entre los diversos acontecimientos a que dio lugar la conmemoración del Centenario de la Erección del estado de Guerrero sobresalió y trascendió la IX Sesión del Congreso Mexicano de Historia que se efectuó los días 8 al 18 de enero de 1949 y cuya sede fue la ciudad de Chilpancingo y las subsedes Chilapa y Tixtla, con visitas a Zumpango del Río, Iguala y Taxco. Acudieron al mismo no sólo destacados historiadores, sino también etnólogos, etnohistoriadores, geógrafos, arqueólogos, musicólogos, literatos y hasta ministros del culto católico, todos ellos especialistas en disciplinas ligadas en mayor y menor grado o complementarias con la antropología.

En el comité organizador, como miembros regionales en Chilpancingo figuraron los profesores Nicolás Wences García y Rubén Mora Gutiérrez, así como el general y licenciado José Inocente Lugo; en Chilapa participaron en este aspecto del evento el profesor Jesús Jiménez Bello y el presbítero Justino Salmerón Alcocer. El comité en la Ciudad de México lo presidían el general y exgobernador Héctor F. López Mena y el licenciado Donato Miranda Fonseca, entonces senador por el estado.

Una reseña del acontecimiento decía: “En pocas ocasiones ha acogido el pueblo con tanto entusiasmo una manifestación de cultura; los congresistas fueron en todo momento recibidos con verdaderas muestras de regocijo... El Gobernador en persona los acompañó a los diferentes lugares y presidió varias sesiones...”