Martes  15 de octubre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Con agua y flores, fragmento
  • Danza guerrerense
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Tlacololeros
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Danza de Los Apaches
  • Encomendero
  • Santuario en Olinalá
  • Pescado a la talla
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Mujeres danzantes de Zitlala
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4514073
HoyHoy87
AyerAyer1768
Esta semanaEsta semana1855
Este mesEste mes20057
TodosTodos4514073
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
?
UNKNOWN
Usuarios conectados 26

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Aviación, Historia de la

El capitán piloto aviador y mecánico aeronáutico Samuel Bárcenas Beutelspacher, que radica desde hace más de 47 años en Chilpancingo, asegura que el primer avión que aterrizó en esta ciudad fue un Verville (francés) de seis plazas, de la compañía aérea del señor Carlos Panini, piloteado por Rafael Obregón Santacilia (“el Chante”), muy conocido y apreciado en Acapulco, el 3 de diciembre de 1932. Después llegaría al mismo campo de aviación, el 29 de marzo de 1934, el Bellanca, también propiedad del señor Panini. Dicho campo sólo tenía 350 m de longitud. Ha sido ampliado cuatro veces por diversas administraciones gubernamentales y en la del general Raúl Caballero Aburto se le puso una gruesa capa de cemento, por lo que no ha sufrido cuarteaduras, a pesar de los sismos ocurridos.

El 1 de mayo de 1950, Líneas Aéreas, de Miguel Anaya, inicia operaciones en un monoplano Aeronca Sedán con servicio diario a Zitácuaro–Tuzantla–Huetamo (Michoacán)–Luvianos (estado de México) y el puerto de Zihuatanejo.

 
Maestro mecánico y piloto aviador Samuel Bárcenas Beutelspacher y su esposa, la señora Judith Mayyet.

Gómez Méndez, en 1952, hace vuelos a Ometepec (su tierra, según lo dice en la grabación citada) –Chilpancingo–Toluca, llevando carne de res en canal, en un avión ya de su propiedad, seminuevo y bien cuidado, mismo que a petición del señor Juan Martínez, y luego con la anuencia del recaudador de Rentas de Chilpancingo, hermano del señor Martínez, mediante una iguala, alquila al gobierno de la entidad, siendo titular el licenciado Alejandro Gómez Maganda. El avión sirvió para trasladarse rápidamente a distintos lugares del estado, pues las carreteras en ese entonces estaban en malas condiciones y constantemente se cortaban en tiempo de lluvias.

El señor Martínez lo pone en contacto con el doctor Eusebio Mendoza Avila, que hizo su servicio social en Tlapa y lugares circunvecinos, quien logra interesar al capitán Méndez de establecer una ruta aérea entre Chilpancingo–Tlapa (que ya había volado cuando trabajaba para el señor Panini) y se traslada a radicar a Chilpancingo, rentando una habitación del entonces hotel Treppiedi. Su primer viaje especial es a Zitácuaro, Michoacán, llevando el cadáver de un maderero de edad avanzada que era padre de un colega del doctor Mendoza Ávila. Inicia bien el negocio y pronto adquiere otros aviones.

Paralelamente a los servicios que presta al Gobierno del estado y con el apoyo de éste funda en Chilpancingo la primera empresa aérea estatal legalmente constituida y concesionada, con servicios regulares, horarios y tarifas autorizados, transportando correo aéreo y exprés. Establece cinco rutas, con centro en Chilpancingo, hacia Tlapa–Huamuxtitlán–Ayutla–San Luis Acatlán–Ometepec–Ciudad Altamirano–Zirándaro–Zihuatanejo.

Un aspecto muy significativo de la comunicación aérea con Tlapa y Huamuxtitlán es haber logrado vincular económica y socialmente a la Montaña con el centro del estado, pues antes todo ese movimiento era hacia el estado de Puebla.

Los destrozos de las carreteras de la entidad hicieron que la población prefiriera utilizar el transporte aéreo, para lo cual se amplió la red de aeropistas a Cualac–Tlacoapa–Olinalá–Alcozauca–Tlalixtasquilla–Malinaltepec–Santa Bárbara–La Dicha (mina), los dos últimos municipio de Chilpancingo. Después abrió la ruta Chilpancingo–Tlapa–Puebla, obteniendo rotundo éxito por casi nueve años. La comunicación por radio era permanente.

Gómez Méndez hizo gran amistad con el señor Elías Naime Nemer, quien le compra su empresa, firmándole letras por $500 000.00, y el capitán Bernardo Camarillo Montes pilotea un aparato Beach Craft.

El 23 de abril de 1953 se inauguró el Aeropuerto Internacional de Acapulco, construido por la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, desarrollado en forma integral conforme a los tiempos modernos de esa época, que se conoce como Aeropuerto de Aviación General.

Por Decreto 10 del 11 de mayo de 1955 el campo de aviación de Chilpancingo se llama Doctor Alfonso G. Alarcón.

El maestro piloto mecánico Samuel Bárcenas Beutelspacher, que laboraba en Acapulco para Aeronaves de México, a invitación del capitán Gómez Méndez aceptó en 1957 trasladarse a Chilpancingo para trabajar con él dándole mantenimiento a sus aviones.

 
Avión tipo DC–3 bimotor.

Después Bárcenas convence al capitán Gómez Méndez de iniciar la ruta México–Apatzingán, que resulta productiva y se amplía a Uruapan–Colima–Manzanillo, con los aparatos Beach Craft y un DC–3 bimotor que adquiere del capitán Niño de Rivera, quien le acepta las letras firmadas por Naime Nemer a cambio del bimotor, que le produjo ganancias con las que luego adquirió otros aviones de similar tipo.