Viernes  20 de septiembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Encomendero
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Santuario en Olinalá
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Con agua y flores, fragmento
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Tlacololeros
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Danza de Los Apaches
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Pescado a la talla
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Danza guerrerense
  • Monumento a la Bandera en Iguala
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4480502
HoyHoy624
AyerAyer1263
Esta semanaEsta semana5911
Este mesEste mes23027
TodosTodos4480502
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 16

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Minería

Actividad relacionada con el aprovechamiento de los recursos minerales. El mineral, es uno de los tres grandes reinos de la naturaleza. A diferencia de los reinos animal y vegetal, la característica fundamental de éste es que no tiene vida.

Los minerales forman casi todo el globo terrestre, y en la corteza de éste algunos de los más comunes son el silicato, los óxidos y los sulfuros; los hay sólidos y fluidos, y en su mayor parte cristalinos y de origen inorgánico, aunque también los hay orgánicos, como el petróleo, la hulla y el asfalto, entre otros.

La extracción de los minerales útiles constituye la minería; la ciencia que la estudia, la Mineralogía; y el origen y formación de los minerales localizables en la corteza terrestre los estudia la Mineralogénesis. Esta última es una rama de la Geología, que aplica los principios de la física y de la química; clasifica los minerales por su estructura cristalina, dureza y color, así como por sus propiedades eléctricas, magnéticas, ópticas y químicas, además de determinar su origen inorgánico u orgánico.

La explotación minera se adapta a la forma en que se encuentra la veta. Los yacimientos de metales están normalmente incrustados en diversos tipos de formaciones rocosas; para llegar a ellos, es preciso excavar profundos pozos. En ciertos lugares, el mineral se halla tan cerca de la superficie que se puede extraer a cielo abierto.

En la antigüedad, las minas se explotaban con métodos casi tan primitivos como en la Edad de Piedra. Todo el trabajo se efectuaba a mano, a fortaleza física de esclavos en condiciones inhumanas, expuestos a graves peligros. En las minas de la Edad Media, fueron utilizadas para el transporte las carretas tiradas por bestias mulares; época en que empezaron a ocupar el fuego para desprender las rocas, y en la superficie, encendían las piedras que trabajaban en tornos.

En las excavaciones, la extracción del material a la superficie era mediante escaleras de madera o de planos inclinados; después, con tornos accionados a mano y, posteriormente, por caballerías. A principios del Siglo XIX, Christopher Polhem inventó el genial sistema de transmisión por medio de barras de madera, accionado por la fuerza hidráulica de corrientes cercanas. Todo se facilitó considerablemente cuando la electricidad pudo aprovecharse para accionar las máquinas y los vagones que transportaban el mineral. En la actualidad las minas están accionadas neumáticamente. Para seguridad de los mineros en los profundos túneles, las técnicas para evitar los hundimientos han mejorado notablemente.

Los primeros escritos sobre minería son los de Teofrasto, en Grecia, (315 a. C.), Plinio, en Roma (75 d. C.), Alberto el Grande, en Alemania (1260), y Georgius Agrícola, también en Alemania (1550); aunque éstos eran ante todo tratados prácticos, también contenían observaciones sobre ciertas propiedades extrañas, como la polaridad magnética de la magnetita y la electrificación del ámbar. En el Siglo XVII se empezaron a realizar estudios básicos sobre la composición de los minerales, su cristalización, propiedades físicas y químicas, además de sus otros componentes.

Desde antes de la llegada de Cristóbal Colón, se tienen registrados pocos datos confiables sobre la minería. Existen indicios de que en el periodo de los olmecas (1000 a. C.) se empezó la explotación de cinabrio y nefrita o jadeíta. En el florecimiento de la cultura teotihuacana, se introdujeron técnicas de moldeado y de la cera perdida.

En la hoy entidad guerrerense se conocen minas que datan de la época prehispánica, sin precisar sus edades, en las regiones de Tierra Caliente y Norte. Poco antes de la Conquista, ya se trabajaban rudimentariamente el cobre, el oro, la plata y el estaño. Los códices prehispánicos muestran a la provincia de Tepecoacuilco, en la parte septentrional del estado, que incluía los pueblos de Chilapan, Yohualan (hoy Iguala) y Oztuman, que además de tributar enseres, enviaban a Tenochtitlan, cada 80 días, cien hachas de cobre. En periodos similares, la provincia de Tecpan enviaba 10 barras y 20 recipientes con polvo de oro, entre otros productos minerales. El Códice Mendocino dice que en las regiones colindantes con Puebla y Oaxaca, los tributos incluían cascabeles, hachas de cobre y discos de oro “del tamaño de una hostia y el grosor de un dedo”; es probable que el oro y el cobre se trabajaran en la costa del Pacífico a partir del Siglo X.

Apoderados de Tenochtitlan los conquistadores, en 1521 Hernán Cortés envió gente al sur para asegurarse de la existencia de oro y perlas del Mar del Sur. A fines del año siguiente, mandó recorrer la región de Taxco, con el objeto de localizar metales para fundir piezas de artillería. Rodrigo de Castañeda, en 1521, descubrió las minas de Taxco, y para 1522 los soldados de Cortés encontraron abundante oro en las márgenes de un río, fundando el primer pueblo español en territorio suriano, al que pusieron por nombre San Luis y que tuvo por asiento el pueblo indígena de Acatlán; en el mismo año, se abrió en Tehuilotepec, en el actual distrito de Taxco, la primera mina de América: el Socavón del Río, también llamado el Socavón del Rey o de Cortés.

En 1524 Cortés envió otra expedición al sur en busca de estaño; esos expedicionarios fundaron en las cercanías de Taxco el Viejo algunos centros mineros, que recibieron el nombre de reales; ellos fueron Tetelcingo y la actual zona de Taxco.

La primera bonanza ocurrió en 1542 en una mina de Luis de Castilla, alcalde mayor de Taxco. También es posible que se explotara cobre y estaño, así como lo indica Hernán Cortés cuando habla, en la cuarta Carta de Relación al Emperador (1524), de la fundición de cañones de artillería en Taxco.

Para 1530 ya eran explotadas con formalidad las minas de Zumpango, y 40 años después (1570) se fundaron como reales de minas el propio Zumpango, Chilapa, un lugar cerca de Tlacotepec, Tetelcingo, Taxco, Cantarranas, Tenango, Izcapuzalco, Cuetzala, Tepecoacuilco y Huitzuco.

En 1531 fue erigido real de minas el distrito minero de Zacualpan–Tetipac y se empezó a trabajar la mina de Cápula y, más tarde, las de Tianguillo y Coronas.

Las regiones mineras, conforme a su importancia, pronto fueron pobladas. Taxco tuvo como primeros pobladores a Juan de Cabra, Juan Salcedo, y otro español de apellido Muriel. Había en la región tres reales: Tetelcingo, Tenango y Cantarranas, y diez cabeceras, donde vivían, hacia 1570, un centenar de españoles, 600 esclavos negros y más de un millar de indígenas.

Las minas de Zumpango fueron trabajadas en 1534 por Diego García Jaramillo; de inmediato las poblaron los expedicionarios de Vasco Porcallo.

La Nueva España, en 1557, se vio favorecida por la introducción del sistema de amalgamación. Para 1562 ya había varias haciendas de beneficio, donde los minerales se trataban con el azogue; mecanismo que benefició la plata. Los reyes de España retuvieron el uso del azogue en 1559, monopolizando el comercio en las Indias. El azogue se podía comercializar sólo con la autorización expresa de la Corona o de sus oficiales. Hasta 1571, el azogue abundó en la Nueva España, y posteriormente es introducido en Perú. En 1790, a fortaleza humana se hacía el procedimiento de patio para la formación de tortas; después de ese año, empiezan a utilizarse en este trabajo bestias mulares.