Miércoles  18 de septiembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Pescado a la talla
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Santuario en Olinalá
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Danza guerrerense
  • Encomendero
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Danza de Los Apaches
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Con agua y flores, fragmento
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Tlacololeros
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4477345
HoyHoy130
AyerAyer1354
Esta semanaEsta semana2754
Este mesEste mes19870
TodosTodos4477345
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 38

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nueva España, Ensayo político sobre el reino de la

Su autor fue Alexander von Humboldt. La primera edición fue publicada en francés por la casa Bouret de París, en 1811. La primera traducción al español data de 1922 y se debe a Vicente González Arnao. Esta es la versión utilizada por la editorial Porrúa en la colección “Sepan cuantos...” en 1991.

En el libro se reúnen los estudios realizados por el notable investigador alemán en México, desde que llegó por mar a Acapulco el 23 de marzo de 1803, proveniente de Guayaquil, acompañado de su amigo el botánico francés Aimé Bonpland, hasta que abandonó el país en octubre de 1804.

Debe decirse que Humboldt aprovechó los variados estudios que sabios mexicanos habían realizado con anterioridad y a los que dio el debido crédito, aparte de incorporar censos de población, relaciones topográficas, estadísticas e informes sobre producción y comercio. Asimismo, contó con el auxilio de expertos en cartografía del Colegio Real de Minería y el virrey puso a su disposición todos los archivos. De esta suerte, el mérito de Humboldt consistió en reunir y sistematizar el conocimiento existente y agregar a él sus propias investigaciones. Todos los aspectos de la Nueva España de carácter político, económico y social fueron tratados con el rigor científico del notable explorador, lo que indujo a fijar la actitud o la política de los grandes estados de Europa respecto de la nación mexicana cuando ésta alcanzó su libertad. Por eso tenemos que calificar de venturoso el encuentro de Humboldt y México. De lo que ambos pusieron en esa afortunada conjunción resultó el Ensayo político, opimo fruto de dos madureces, la del autor y la del país por él estudiado.

La trascendencia del Ensayo político es de tal magnitud que, incluso, repercute en la época actual. En efecto, Humboldt al concluir su libro escribió que México, con todos sus recursos humanos y materiales, era “el país de la desigualdad”. Esta dolorosa afirmación sigue teniendo vigencia en nuestros días en que toda la riqueza está concentrada en unas cuantas manos.

Otra de las recomendaciones que hizo Humboldt en su libro fue la relativa a que, tomando en cuenta que casi las dos terceras partes del territorio estaban en poder del clero, era necesario rescatar todas esas grandes extensiones para que fueran cultivadas, puesto que no lo eran en esa época y por eso se les llamaba “bienes de manos muertas”. El gran presidente Juárez, para completar las Leyes de Reforma, en 1859, pareció atender la recomendación de Humboldt al promulgar la Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos; y para honrar al gran investigador alemán, más tarde, lo declaró “Benemérito de la Patria”.

Finalmente, el Ensayo político, del que se hicieron sucesivas ediciones y reimpresiones, tanto en inglés como en francés y, desde luego, en castellano, contribuyó a robustecer el espíritu de libertad de los mexicanos y a agigantar su fe y su optimismo en los destinos nacionales.

(JPLC)