Viernes  20 de septiembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Danza guerrerense
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Con agua y flores, fragmento
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Danza de Los Apaches
  • Santuario en Olinalá
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Tlacololeros
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Pescado a la talla
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Encomendero
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4480002
HoyHoy124
AyerAyer1263
Esta semanaEsta semana5411
Este mesEste mes22527
TodosTodos4480002
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 15

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Nahualismo o nagualismo

En toda la geografía guerrerense se rumora acerca de la existencia de brujos entendidos en el nahualismo, sobre todo en lugares campestres. Los nahuales son personas de convivencia normal con los integrantes de su comunidad.

Los nahuales se auxilian de ritos, para imaginar que se transforman en la figura del animal o demonio predilecto. Se conoce que son personas dedicadas a actividades de conjuros, y también en retirarlos.

Los rituales a que se someten, aun cuando existen variantes, son a base de ayunos e ingestión de líquidos preparados con vegetales alucinógenos, sin faltar las misteriosas invocaciones.

Hay impostores o charlatanes en estos menesteres pagano–misteriosos; es un decir popular que los auténticos conocedores del nahualismo se apartan de lucrar con la necesidad de sus “pacientes”.

Con la reserva que este caso exige, señalaremos que la “conversión” de estas personas en “animales” visibles, tangibles, con dimensiones precisas, es con el objeto de ocultarse en el momento de realizar su “trabajo” y para “comunicarse” de manera directa al plano de lo sobrenatural. Sin embargo, pretender externar opinión y respuesta sería posesionarnos de rangos que sólo la ciencia de lo demostrable pudiera otorgar al fenómeno del mito o realidad.

En tiempos de la Conquista, el vocablo náhuatl significaba, en su sentido común, hombre ladino, que hablaba bien su lengua; sin embargo, sus orígenes están en la palabra nahuatli, que quiere decir: secreto, misterioso, oculto.

(JRV)